Debido a que la tecnología ha avanzado a pasos agigantados en los últimos meses, las habilidades que requerirán los jóvenes para desarrollarse en la vida profesional serán cada vez mayores, ya no sólo se habla de complementarse con otro idioma, sino además de adquirir nuevas destrezas acordes a la nueva realidad, como la programación.

Cabe señalar que las carreras de programación y habilidades en este rubro serán cada vez más demandadas. Cifras de Microsoft Data Science señalan que para 2025 se crearán 149 millones de nuevas vacantes vinculadas a la tecnología.

“Aprender programación es entender el lenguaje de las computadoras, te permite darle órdenes, de tal forma que lo que aprendes es llevar a cabo tus conceptos e ideas de manera lógica, secuencial y creativa para encontrar el resultado que deseas hacer en la computadora, como páginas web, videojuegos o aplicativos”, explicó Carlos Lieja, Country Manager de BYJU’S FutureSchool México.

En entrevista para El Economista, Lieja señaló que el acercamiento a la tecnología y la programación desde una edad temprana permite que los niños y los adolescentes mantener un equilibrio entre la diversión y el desarrollo de su pensamiento creativo y lógico, ya que además se logra desarrollar habilidades como la solución de problemas.

“La programación en México no es una materia curricular todavía, pero en muchos países como en la India o en China ya lo es por la cantidad de cosas que se ha visto aporta en el tema de conexiones neurales para el desarrollo de la lógica, secuencias, creatividad, solución de problemas, lo cual es fundamental para desarrollo futuro”.

BYJU'S es una empresa de educación que se fundó en 2011 en la India, pero en México llegó en febrero 2021 bajo el nombre de BYJU’S FutureSchool donde a través de su plataforma se les enseña a niños y jóvenes el lenguaje de la programación para la creación videojuegos y apps, así como también tienen clases especiales de matemáticas.

“Las habilidades que se desarrollan a través de la creación de videojuegos son útiles para los jóvenes que estudian cualquier carrera, pues se puede aprender desde pequeños a crear y dar solución con un lenguaje muy actual”, explica.

Carlos Lieja opina que cuando los niños y adolescentes descubren que además de ser gamers pueden ser creadores de su propio entretenimiento empiezan a buscar caminos para resolver distintas problemáticas inventadas por ellos, las cuales los invitan a ser más resolutivos, incluso en su vida diaria. Este proceso les permite ser más autónomos, tener confianza académica y desarrollar otras habilidades como:

  • Diseño de procesos: Todo desarrollo conlleva una planeación, por lo que, al crear su videojuego, deberán pensar en el orden y secuencia. De esa forma, tendrán que realizar un plan de acción que les ayude a avanzar en las etapas de desarrollo de su juego.
  • Creatividad: Cuando los alumnos inicien la construcción de sus videojuegos tendrán que pensar en qué tipo de personaje crearán, cómo serán sus características físicas y psicológicas, además definirán cuáles serán los retos e historia, así cómo la apariencia de sus avatares y escenarios por lo que su imaginación estará en constante movimiento.
  • Creadores de tecnología: Niños y adolescentes se convierten en creadores de tecnología más que en consumidores, pues la construcción de videojuegos favorece su conocimiento sobre programación y se preparan para un futuro en el que esta área será clave para desempeñar cualquier actividad.

“Aprender programación mejora las habilidades y la mayoría de los trabajos se realizarán de forma digital o a través de una computadora; por ello, en BYJU’S buscamos impulsar metodologías para que los niños se familiaricen con la programación y los videojuegos de manera amigable y que incluso ellos puedan ser los creadores de la próxima ola digital de videojuegos”, destacó Carlos Lieja, Country Manager de BYJU’S FutureSchool en México.

alba.servin@eleconomista.mx