En el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, El Economista ha buscado la voces de mujeres expertas en el campo de las tecnologías de la información y comunicación, para conocer los logros y los retos que aún hay en México para lograr una mayor inclusión en la industria y que se pueda alcanzar una mayor equidad en los diferentes niveles de la sociedad.

María Fernanda de la Torre, es directora regional de Recursos Humanos de Xertica. Estudió Relaciones Industriales en la Universidad Iberoamericana.

—¿Qué han logrado las mujeres hasta el momento en México?

—Creo que hay diferentes niveles de cosas obtenidas. Me parece que hay ciertos sectores donde de manera bastante natural hay mucha paridad, donde no importa de dónde vienes sino que lo que importa es el talento, eso es lo que me parece que está pasando. Al mismo tiempo, no sucede lo mismo en todos los sectores ni en todos los niveles. Si tú hablas del sector empresarial, en verdad que creo que el tema de género ya no es un problema, porque al final lo que se requiere es que tengas la mejor gente, para que a tu empresa le vaya bien. Pero no es así en todos los niveles de la sociedad y eso claramente es un área de oportunidad.

—¿Qué falta por conseguir?

—El tema de género empieza desde casa, desde lo que ves y cómo te criaron a ti y hasta a tus papás. Por eso es algo tan difícil de romper, si no te lo preguntas, si lo ves como algo normal, sin que sea algo correcto. Conforme las mujeres tenemos acceso a más información es que vamos levantando la mano y eso es lo que está pasando con las nuevas generaciones.

—¿Cuáles son actualmente los problemas más severos a los que se enfrentan las mujeres en México?

—En términos laborales, me parece que siguen habiendo organizaciones en las que hay diferencias en los sueldos entre los distintos géneros, lo mismo que en las posiciones; además de que hay discriminación en contra de las mujeres que están embarazadas o que tienen que atender a sus hijos. Más allá de lo que como mujeres podamos hacer, también es un asunto de los hombres, que cambien de mentalidad, para que no importe el género que tengas o que si tienes hijos, puedes hacer el trabajo según tus horarios.

—¿Qué aportan actualmente las mujeres en México y que no han podido aportar?

—No creo que la industria tecnológica tenga sesgos de género, de hecho me parece que la industria tecnológica está muy adelantada en este sentido. Lo que sí pasa es que desde atrás hay menos mujeres estudiando las carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática). Pero me parece que la tecnológica es una industria que requiere de tal cantidad de talento que no importa quién seas ni de dónde vengas mientras tengas talento para cubrir las necesidades de la industria.

—¿Qué le toca hacer al gobierno, a la sociedad civil y a la iniciativa privada?

A todos nos toca hacer un poco. Alguna vez estuve en una reunión en donde justamente el tema era el talento diverso y justo lo que en esta sesión, de lo que se habló fue que aún cuando la sociedad y el gobierno empujan, las que empujan más son las empresas, porque no te puedes quedar atrás. Sin importar de dónde venga el talento, lo necesito.

—¿Qué hace falta cambiar en la industria tecnológica para incluir a más mujeres?

Me parece que como industria tenemos que empujar hacia las instituciones educativas, para que se ponga en la mesa que los estudios relacionados con las carreras STEM; además de empujar el cambiar la forma en la que se enseñan, para que sean más prácticas, que las chicas sepan para qué sirve lo que están estudiando.

[email protected]