Standard & Poor’s (S&P) bajó hoy su calificación de riesgo crediticio de largo plazo en escala nacional a SD (Incumplimiento Selectivo) de mxB- de Sare Holding, tras las modificaciones en los términos y condiciones de sus certificados bursátiles.

La baja refleja los cambios en los términos y condiciones originalmente pactados en los certificados bursátiles SARE 08 y SARE 08-2 (no calificados), lo que de acuerdo con nuestros criterios de calificación representa un evento de incumplimiento , explicó.

Abundó que la baja de la calificación de riesgo crediticio de la empresa refleja su opinión de que los cambios en los términos y condiciones de los certificados bursátiles son similares a un intercambio de deuda equiparable con un evento de incumplimiento (distressed exchange).

Según los criterios de S&P, la reestructura de los certificados bursátiles constituye un incumplimiento selectivo, ya que no es una oferta meramente oportunista, y consideró que si la deuda de corto plazo no se reestructurara, la compañía presentaría incumplimientos al menos en algunas de sus obligaciones.

Señaló que la calificación de SD refleja su expectativa de que Sare se mantendrá al corriente en el pago de otras obligaciones financieras.

La calificadora internacional mencionó que las negociaciones para la reestructura se desarrollaron en un periodo muy cercano a la siguiente fecha de amortización de sus certificados bursátiles, programado para el 7 de julio 2012.

Además, con base en sus criterios, consideró que a partir de las modificaciones hechas a los certificados de deuda bajo la reestructuración, los inversionistas recibirán un valor menor al ofrecido con los instrumentos originales.

Esto, ya que las nuevas amortizaciones se extendieron con respecto a las originales y la sobretasa presenta un recorte de 50 y 150 puntos base con respecto a las series 1 y 2, de manera respectiva.

El alza en la calificación de Sare que estima hacer en los próximos días considerará los cambios realizados en sus certificados bursátiles mediante los cuales se ha prorrogado su vencimiento por cinco años, hasta diciembre de 2016, con dos años de gracia para pago de principal.

En nuestra opinión, aunque dichos cambios le dan mayor margen de maniobra a la empresa, aún enfrenta importantes retos financieros y operativos, en particular para aligerar su dependencia de la venta de terrenos no estratégicos para cumplir con sus obligaciones financieras y para reactivar la construcción de vivienda , añadió.

klm