Las recientes reglas emitidas por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) para regular los mercados de activos virtuales en el mundo, en cuestión de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, representan el primer paso importante a nivel global para establecer una claridad regulatoria para estos instrumentos, indicó la firma Chainalysis, que se especializa en ofrecer soluciones antilavado basadas en la tecnología blockchain.

De acuerdo con un reporte en las reglas emitidas recientemente por el GAFI, que se acompañan de una guía para aplicarlas, se establecen los tipos de actividades con activos virtuales que deben regularse, y las acciones mínimas que los reguladores tienen que establecer en cada país, mismas que de acuerdo con Chainalysis superan con creces los esfuerzos que  los gobiernos han realizado en la materia.

“La guía del GAFI representa el primer paso importante hacia la claridad regulatoria global (...) A largo plazo, la guía regulatoria formalizará las mejores prácticas en materia de prevención de lavado y financiamiento al terrorismo, y ayudará a la industria de las criptomonedas a madurar y lograr una adopción más generalizada”, explicó Chainalysis.

Hace algunas semanas, en el marco de su reunión plenaria más reciente, el GAFI emitió las nuevas reglas, que tienen el carácter vinculante, y que sus más de 200 miembros tendrán que aplicar en materia de activos virtuales, especialmente para los proveedores de esta industria, como plataformas de compraventa de estos instrumentos.

“La amenaza del uso indebido de activos virtuales por parte de delincuentes y terroristas es grave y urgente. El GAFI espera que todos los países tomen medidas inmediatas para implementar las recomendaciones de este organismo en el contexto de las actividades de activos virtuales y los proveedores de servicios”, indicó hace algunas semanas el organismo internacional, en su declaratoria sobre estos instrumentos.

El GAFI es el organismo intergubernamental que establece estándares globales relacionados con la prevención de lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo. En este sentido, y como parte de las reglas relacionadas con el uso de los activos virtuales, el organismo indicó que es necesario que los países miembros evalúen y mitiguen sus riesgos asociados con las actividades de los criptoactivos.

Es por ello que el GAFI pide a cada país miembro licenciar o registrar a los proveedores de servicios de activos virtuales y someterlos a una supervisión y regulación en materia antilavado, además de implementar sanciones y otras medidas cuando no cumplan.

De acuerdo con Chainalysis, esta regla obligará a las unidades de inteligencia financiera de cada nación a modernizar sus formularios de informes de operaciones sospechosas, además de que deberán investigar y congelar cuentas cuando sea necesario.

Asimismo, el organismo que preside el chino Xiangmin Liu también exige que sean los mismos proveedores de servicios de activos virtuales quienes evalúen y mitiguen los riesgos al interior de ellos e implementen toda la gama de recomendaciones antilavado emitidas por el GAFI.

Chainalysis detalló que en el corto plazo, tanto gobiernos como instituciones privadas deberán realizar inversiones importantes para mitigar el riesgo de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo que representan las criptomonedas, por ejemplo, el bitcoin, ripple, ethereum y hasta Libra, la moneda virtual de Facebook. Se estima que en la actualidad existen más de 2,200 tipos de activos virtuales.

En este sentido, la firma destacó que las criptomonedas que priorizan el anonimato de quien las posee son las que representan un mayor riesgo de lavado de dinero.

“Se espera una mayor atención de los reguladores y las instituciones financieras referente a estos activos virtuales. Los proveedores de servicios que no puedan mitigar el riesgo en ellos no deberían listarlos para operaciones”, comunicó.

Dificultad por regla viajera

Una de las obligaciones más discutidas entre el GAFI y la Iniciativa Privada fue la llamada regla viajera, que obliga a todos los proveedores de servicios de activos virtuales a conservar y, en caso de ser necesario, compartir la información con sus contrapartes, tanto de la persona que inicia una operación como del beneficiario de la misma, cuando ésta supere el umbral de 1,000 dólares.

Chainalysis comentó que esto representa un obstáculo técnico importante para que proveedores transfieran la información de manera segura e inmediata a otras entidades, pues no cuentan con los mecanismos y tecnología de compartición de datos en tiempo real.

Respecto a la relación de las entidades financieras tradicionales, como los bancos, con los proveedores de servicios de activos virtuales, Chainalysis apuntó que las reglas del GAFI refieren que la banca no debe eliminar la relación con alguna entidad relacionada con criptoactivos, pues primero debe encontrar formas de mitigar el riesgo que les representa dicha relación.

En este contexto, Chainalysis refirió que los proveedores de servicios de activos virtuales deben tener todos los controles en materia antilavado establecidos en sus 40 recomendaciones, para no ser objetos del problema de cierre de cuentas. “Los proveedores de servicios de activos virtuales deben tener implementados los procedimientos de debida diligencia del cliente, e incluir esa información en sus informes”, refirió.

El GAFI comenzará con revisiones de la adopción de estas medidas a partir de junio del 2020, mientras establece una metodología para realizar dichas verificaciones en cada uno de sus más de 200 miembros.

Obligaciones que exige el Grupo de Acción Financiera Internacional:

  • Los países y proveedores de servicios de activos virtuales deberán evaluar y mitigar sus riesgos asociados con estos instrumentos
  • Los proveedores de servicios de activos virtuales deberán pedir licencia y estar registrados para someterse a una supervisión antilavado por parte de las autoridades
  • Los gobiernos deberán emitir sanciones y otras medidas cuando se detecten incumplimientos por parte de los proveedores de servicios de activos virtuales
  • Los países están en la libertad de prohibir el uso de activos virtuales en función de su propia evaluación de riesgos y su contexto regulatorio
  • Los proveedores de servicios de activos virtuales deberán adoptar las 40 recomendaciones del GAFI

[email protected]