El catedrático de Harvard Business School Mihir A. Desai considera que desconocer de finanzas, materia que puede causar temor o aversión en parte importante de la población, se paga caro hoy más que nunca. Se trata, explica, de una parte intrínseca y necesaria de la vida que por ignorancia muchos “odian”, en ocasiones con terribles consecuencias.

El académico escribió el libro La sabiduría de las finanzas, que la editorial Taurus ha puesto en circulación en español en México. Con ejemplos cotidianos, filosofía, literatura, historia y otras ramas del conocimiento, expone conceptos financieros complejos para explicar algo más que los flujos y el manejo del dinero. Su premisa es la siguiente: “Las finanzas dicen mucho sobre la naturaleza humana”.

Mihir A. Desai es autor también de How Finance Works: The HBR Guide to Thinking Smart About the Numbers (2019) y de International Finance: A Casebook (2006). Es colaborador del podcast After Hours, en el que profesores de Harvard discuten temas de actualidad sobre la intersección de los negocios y la cultura.

Desai respondió algunas preguntas a El Economista para exponer las ideas expresadas en su libro, La sabiduría de las finanzas.

El riesgo es necesario

El punto de partida para comenzar una inversión es apropiarse del concepto de “riesgo”. El riesgo, detalla, es una constante en las finanzas que únicamente se puede comprender de ese modo, “como algo que forma parte de este mundo”, a través de la experiencia; es decir, de enfrentarlo.

“Es necesario perder capital para comprender el riesgo. Una pérdida de cualquier tipo no es una experiencia que se pueda simular, se requiere vivirla para que se aprecie por completo. La aleatoriedad es fundamental para las finanzas, como sucede con los precios de las acciones y con la vida misma”, dice Desai.

Entender que en la vida el caos es una constante constituye para él la defensa más poderosa contra el riesgo. Las finanzas se basan en la búsqueda y hallazgo de los patrones que existen debajo de esa aparente aleatoriedad. Todo orden tiende al caos, mientras que el caos es una constante que se convierte en orden.

“Un hombre vivía una vida ordenada cuando casi muere de forma aleatoria. Entonces, decide cambiar su vida al azar para estar en sintonía con un mundo desordenado. Después de dejar a su familia y trabajo para mudarse a otra ciudad, recrea las condiciones de su vida anterior con otras personas y en otro lugar sin siquiera saberlo. Intentó cambiar su vida al azar, pero volvió a caer en los mismos patrones. Los patrones son ineludibles y una forma central para manejar el riesgo y la incertidumbre”.

(Esta historia tomada de El Halcón Maltés, de Dashiel Hammett, es uno de los ejemplos que utiliza el profesor A. Desai en su libro).

Portada del libro La sabiduría de las finanzas, de Mihir A. Desai. Foto: Cortesía Penguin Random House Grupo Editorial
Portada del libro La sabiduría de las finanzas, de Mihir A. Desai. Foto: Cortesía Penguin Random House Grupo Editorial

Las consecuencias de no actuar

Una opción financiera es un instrumento asimétrico que permite al inversionista evitar riesgos, mientras abre importantes vías de ganancias: “Son cabezas que gano y colas que no pierdo”. El académico compara esta figura con la bancarrota de una empresa o una persona, que ante la oportunidad de revertir la situación puede tener otra forma de entender el riesgo.

“A medida que las empresas se acercan a la bancarrota, los propietarios se encuentran en una circunstancia extraña. Han perdido casi todo y existen riesgos limitados. Tienen incentivos para tomarlos”, dice. Para saber si vale la pena intentarlo, añade, se debe comparar las posibles ganancias con una proyección de las consecuencias de una operación errónea y decidir.

En cualquiera de los dos casos, asegura que el resultado es preferible al camino de la duda y la inacción porque uno conlleva una ganancia y el otro un aprendizaje.

“Un maestro emprende un viaje y confía sus bienes, que constaban de ocho talentos (moneda usada en antigüedad), a tres de sus siervos. A uno le da cinco talentos, a otro dos y a otro uno, a cada uno según su capacidad. Cuando regresa descubre que dos de sus siervos tomaron esos talentos y los duplicaron gracias al comercio (inversión) en 10 y cuatro talentos. A esos siervos les permite conservar esos talentos, pero el tercer siervo le dice: ‘Tuve miedo y escondí (ahorré bajo el colchón) tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo’ y devolvió su único talento”.

Mihir A. Desai asegura que esta historia tomada de la Biblia, en el Evangelio de Mateo, explica la importancia tanto de la inversión como de la administración. Las empresas emisoras reciben el dinero de los inversionistas y deben hacerlo crecer de modo que ellos sean beneficiados al mismo tiempo con más compras y apreciación.

Considera que la lección también es válida y aplicable para hablar de los ingresos de un trabajador, que recibe cierta cantidad de dinero como pago fijo por su colaboración en una organización. El trabajador hipotético se convierte en un administrador que se encargará de multiplicar o de gastar por completo el capital que administra.

“Porque a cualquiera que tiene (invierte), se le dará y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado (¿alguien dijo inflación?)”, sentencia el libro.

Consejos del experto

Los mercados bursátiles, los seguros, el crédito y muchas otras expresiones de las finanzas fueron creadas por el ser humano para su beneficio hace siglos. El desconocimiento, mitos y los motivos de expertos en finanzas para no compartir sus conocimientos han provocado que se convierta en un tema casi de terror para otros.

Por ello, a los profesionistas del ramo, les recomienda recordar que la lección más significativa de las finanzas es la aleatoriedad de los mercados y de la vida. Que no es posible diferenciar la aleatoriedad de la habilidad fácilmente. “Sólo en horizontes muy largos, puedes decir si tienes suerte o eres hábil. Por eso la lección de las finanzas es fundamentalmente de humildad”.

Para las personas que por miedo no se han acercado a los conocimientos de un mundo en el que nacen por el simple hecho de hacerlo dentro de una sociedad también tiene un consejo. Vivir mientras se desconocen las finanzas es una forma complicada y costosa de hacerlo. El crédito y otras herramientas puedes usarlas en tu beneficio.

[email protected]