El aumento de las aportaciones de 6.5 a 15%, tal como se propone en el proyecto de reforma a pensiones representa una oportunidad para flexibilizar el régimen de inversión de las administradoras de fondos para el retiro (afores), lo que a su vez permitiría un mayor dinamismo en el mercado bursátil, indicó Luis Gonzalí, vicepresidente y senior de portafolio manager de Franklin Templeton.

“Si se amplían las aportaciones, esto daría una mayor capacidad a las afores de prestar dinero a través de diversos instrumentos financieros, lo que le daría mucha más profundidad al mercado corporativo en México, el cual es muy pequeño, respecto de otros países”, dijo en entrevista.

Comentó que las afores cambiaron e impulsaron la forma en que se desarrollaba el mercado interno. “Antes del 2000, éramos un mercado bastante atrasado y las afores fueron los principales actores que permitieron darle mayor profundidad al mercado. Empezamos con emisiones de bonos de cinco años, luego de 10 y hasta el 2020 ya se registraron bonos de 30 años”.

A su parecer, sin las afores, el mercado no podría contar con instrumentos de financiamiento como los Certificados de Capital de Desarrollo (CKDs) o los Fideicomisos de Infraestructura y Bienes Raíces (Fibras).

Gonzalí consideró que, si en el proyecto de reforma a pensiones se considera aumentar 20% que actualmente se permite en inversiones al exterior, debe ser de manera gradual para no generar distorsiones en el mercado, en el sentido de que las afores sólo se enfoquen en invertir más en el extranjero y no en el país.

“Si viene un cambio en el régimen de inversión deberá ser gradual y de manera ordenada. Si de un día para otro se les permite a las afores invertir de 20 a 30 o 40% podría generar un desbalance, pero si es de manera paulatina no se tendrá un impacto significativo”.

Mencionó que desde la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles (AMIB) se están realizando diversos análisis para mejorar las condiciones de deuda corporativa en México. “Hace falta un cambio y darle más profundidad al mercado, que haya más emisores y si las afores pudieran entrar más a ese tipo de instrumentos podría darle más dinamismo al mercado”.

Claridad, en destino de recursos extra

Para Tapen Sinha, director del Centro Internacional de Investigaciones de Pensiones del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) es necesario que se aclare en qué se invertirán los recursos extras que se obtengan de aumentar las aportaciones de 6.5 a 15 por ciento.

“¿Se permitirá a las afores invertir libremente en lo que consideren adecuado o se verán obligadas a invertir la entrada adicional en la infraestructura dirigida por el gobierno? Si el gobierno hace lo último, entonces veremos un aumento en la inversión en proyectos de elefante blanco y será un desastre para los trabajadores a largo plazo”.

El especialista de Franklin Templeton también tiene la impresión de que si se flexibiliza el régimen de inversiones de las afores será más para poder financiar ciertos proyectos de infraestructura a los que está dando prioridad el gobierno de Andrés Manuel López Obrador como el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía y la refinería de Dos Bocas.

“No me extrañaría que por ahí se diera el cambio en el régimen de inversión”, mencionó.

elizabeth.albarran@eleconomist.mx