Luis Niño de Rivera, actual vicepresidente de Banco Azteca, fue electo por los agremiados como el próximo presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

El banquero sustituirá, a partir de marzo próximo y hasta el 2021, a Marcos Martínez Gavica, de Santander, quien ostenta el cargo desde el 2017

Fue el actual presidente de los banqueros, Marcos Martínez, quien informó a los asociados que Luis Niño fue el elegido. En el proceso de votación, que se celebró durante esta semana, participaron los 50 bancos asociados.

Martínez Gavica destacó que se trata de la segunda elección de la presidencia de este organismo que se realiza por voto directo y secreto, mediante notario público, lo que garantiza equidad y transparencia.

“La elección de Luis Niño de Rivera como Presidente de la ABM es un acierto, confirma la fortaleza del gobierno interno de la ABM y la unidad de sus asociados asegura una representación gremial sólida y con capacidad para responder a los retos que afronta la banca, siempre teniendo como prioridad el desarrollo del país”, señaló Martínez Gavica.

Por su parte Luis Niño de Rivera, luego de agradecer la confianza de los asociados para elegirlo como presidente, apuntó que “la ABM se ha destacado por ser un gremio unido y cuya tarea es fundamental para México, y seguiremos comprometidos con el país a través de nuestra labor de financiamiento, con la solidez que caracteriza a la banca”. 

En semanas posteriores se elegirán a los vicepresidentes de cada grupo, de acuerdo al calendario que cada grupo ha definido.

Luis Niño de Rivera y los integrantes de su Comité de Dirección, rendirán protesta de sus cargos directivos en marzo próximo, en el marco de la 82 Convención Bancaria, a celebrarse en Acapulco, Guerrero.

Retos

El nuevo presidente de la ABM se encargará de trabajar en la agenda que se planteó hace unas semanas con el Gobierno Federal, y que considera, entre otras cosas, lograr una mayor inclusión financiera a través de permitir a adolescentes de entre 15 y 17 años la apertura de cuentas por sí mismos, así como echar a andar e impulsar la plataforma del Banco de México (Banxico) de pagos electrónicos a través del celular, CoDi. Con esto último, se busca ayudar a la reducción del uso del efectivo, otro de los objetivos de la presente administración.

La meta de la ABM es que en el presente sexenio se sumen 30 millones de personas al sistema financiero formal, además de que el crédito como proporción del PIB alcance el 50 por ciento.

rrg