Cuatro de cada 10 pesos que se prestan en la zona del Bajío en el país provienen de las arcas del Banco del Bajío (BanBajío), fundado hace 20 años en la ciudad de León, entidad que poco a poco se ha convertido en parte de la vida de los habitantes del estado de Guanajuato, en donde prácticamente todos tienen un familiar o conocido que trabaja en este banco.

Con 400,000 clientes en 288 sucursales, la institución ha apostado por la productividad y la renovación tecnológica, que durante el 2014 les permitirá cerrar con un crecimiento cercano a 38% en sus utilidades y el próximo rondarán 20%, explica Joaquín Domínguez, director ejecutivo y de Finanzas de Banco del Bajío.

En entrevista, deja claro que ellos están cómodos en su segmento, pues son líderes en financiamiento agropecuario, así como en el crédito a empresas.

Pero reconoce que la reforma financiera no necesariamente vino a cumplir el objetivo primordial que se asentaba en la ley, que era profundizar el otorgamiento de crédito y aumentar la participación de éste en el Producto Interno Bruto. A ello se suma que las reformas fiscales, lejos de favorecer los proyectos de inversión de las empresas, las inhiben.

La reforma fiscal fue más bien restrictiva, fue una reforma que de alguna manera incentivó más el manejo de efectivo en el sistema y que no ha sido un motor para el crecimiento del crédito , sentencia. A todo ello se suma que Basilea III implicó medidas restrictivas para la banca, porque aumentaron los requerimientos de capital.

Entonces, no han sido reformas que vengan a sumarse a la reforma financiera para poder efectivamente lograr una mayor penetración de crédito en el sistema .

¿Cuál es el reto de BanBajío para el futuro?

El reto hacia el futuro es básicamente productividad, nosotros hemos hecho en los últimos cinco años programas de inversión muy importantes; duplicamos nuestra red de sucursales (288 en 28 estados); hemos invertido constantemente en proyectos de renovación tecnológica y eso hoy nos da una capacidad instalada muy importante para poder llevar a nuestras unidades de negocio a mayores niveles de productividad, dado que es una red relativamente joven y ya efectuamos la inversión.

Lo que viene para los siguientes años es lograr que esta inversión se convierta en mayores ingresos y mayor rentabilidad para el banco, tenemos un modelo de negocios que es muy exitoso, que hemos probado pero que todavía tiene un margen importante para poderlo potencializar.

Debemos alcanzar este potencial lo más rápido posible, lo que nos permitiría en poco tiempo estar en los niveles de rentabilidad de los bancos más eficientes y más rentables del país.

¿Esto implicaría niveles de crecimiento de dos dígitos?

El próximo año estaremos creciendo a tasas de entre 15 y 16% anualmente en nuestra línea de negocio y eso nos estaría llevando a tener crecimientos de entre 20 y 25% en las utilidades.

Lo que crece más es el volumen de negocio, que se refleja en más ingresos. Pero como ya hicimos una fuerte inversión, el crecimiento en el gasto se hace a una tasa más baja. Esto se conoce en el argot como Índice de Eficiencia. Vamos por una ruta interesante en ese sentido, estamos esperando que en no más de dos años estemos en niveles óptimos de eficiencia y por lo tanto, de rentabilidad.

¿Cuánto crecieron en el 2014?

Este año tenemos un crecimiento de 38% en utilidades con relación al 2013 y, básicamente, es el efecto de que vienen madurando todas las inversiones y nuestras áreas de negocio están dando los resultados en los diferentes productos y servicios que ofrecemos.

¿Seguirán trabajando con pymes?

En general, el banco está muy focalizado a empresas, al sector empresarial. Dentro del sector empresarial, por número de operaciones, las pymes son muy importantes, sin embargo, son operaciones con un volumen más pequeño. La mayor parte de nuestro portafolio son empresas medianas, que hacen la mayor parte de nuestro balance.

Hay otro segmento empresarial donde entran un gran número de productores, que es en el sector agropecuario, otro de los pilares importantes del negocio del banco y en donde somos líderes desde hace 11 años.

¿Cómo les afectó la reforma financiera en conjunto con Basilea ?III en materia de liquidez?

Tenemos un crecimiento cercano a 20%, que es más del doble de lo que creció el sistema en su conjunto. Eso nos ha dado una situación de privilegio de liquidez para tesorería, con lo que hemos sido muy solventes y hemos tenido la capacidad de poder atender todas nuestras necesidades de inversión en crédito y otros activos; por ese lado no hemos tenido problemas.

Básicamente, el tema importante de la reforma financiera tiene que ver con la certeza a la hora de poder tener una recuperación de créditos que en su momento caiga en problemas. En realidad, hasta ahorita no ha habido un impacto importante en decir: ‘oye, gracias a la reforma financiera hoy el banco es capaz de cobrar más rápido créditos vencidos’, eso todavía no se puede palpar.

¿Cuál es su nivel de morosidad?

Somos de los bancos que mantiene de los más bajos niveles de morosidad en el sistema, pero eso es al margen de lo que es la reforma financiera. Nuestro nivel de morosidad es de 2.26% y la cartera de crédito con la morosidad más alta es la hipotecaria, pero representa muy poco de la cartera.

La cartera hipotecaria nosotros la adquirimos en el 2004 y 2005 . La parte buena se pagó, pero con el paso del tiempo la que queda es la que por alguna u otra razón sufre deterioro en su pago, entonces pesa en el porcentaje de la cartera total, pero es lo normal.

[email protected]