Los problemas de Adalberto Palma Gómez, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), para contar con todos los titulares de las 10 vicepresidencias del organismo no paran.

Apenas en marzo pasado, el organismo anunciaba que su Junta de Gobierno había aprobado el nombramiento de los titulares de seis vicepresidencias que hasta ese momento no tenían un encargado. Con este anuncio, las 10 vicepresidencias del organismo se cubrieron en su momento.

Sin embargo, no han pasado ni tres meses de ese anuncio, cuando nuevamente la planilla de vicepresidentes de la CNBV se ha quedado incompleta, pues Edgar Bonilla del Ángel, quien era titular de la Vicepresidencia Jurídica del organismo, y Marco Antonio López Pérez, quien fungía como encargado de la Vicepresidencia de Supervisión de Grupos e Intermediarios Financieros B, han migrado al Instituto Federal de Especialistas en Concursos Mercantiles (Ifecom).

En marzo del 2014, cuando la CNBV era presidida por Jaime González Aguadé, Bonilla del Ángel se convirtió en vicepresidente jurídico del organismo, cargo que dejó apenas hace algunas semanas.

Durante su paso por la Vicepresidencia Jurídica del organismo, Bonilla del Ángel coordinó los temas jurídicos en la CNBV que se derivaron por la revocación, en el 2014, de la sociedad financiera popular (sofipo) Ficrea, y creó una estrategia para que esta autoridad parara, hasta este momento, la mayoría de todas las demandas que llegaron al organismo por este caso.

En los últimos meses, salieron dos resoluciones que tambalearon dicha defensa, pues en marzo y en abril pasados, tribunales colegiados determinaron que esta autoridad incurrió en un acto irregular por el caso de Ficrea, ya que actuó de manera tardía al tener conocimiento de las irregularidades de esta sofipo desde el 2011.

Ante estas resoluciones, la CNBV logró meter revisiones de dichos fallos en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, mismas que no han tenido una resolución definitiva.

Ahora Bonilla del Ángel es director general del Ifecom y Ficrea se encuentra desde hace casi cuatro años en concurso mercantil.

El otro exfuncionario de la CNBV que ahora está en el Ifecom es Marco Antonio López Pérez, quien se desempeña como vocal.

En julio del 2017, López Pérez se convirtió en vicepresidente de Supervisión de Grupos Financieros B, antes de este nombramiento, López Pérez era vicepresidente de Supervisión de Banca de Desarrollo y Finanzas Populares.

Fuentes señalan a López Pérez como el responsable del rescate (a medias) de los ahorradores de la sofipo Coincidir, la cual fue revocada en diciembre del 2018 y dejó a casi 2,000 personas sin acceso a sus ahorros.

A finales del año pasado, cuando se perfilaba la revocación de Coincidir, dirigida por Carlos Obregón, apareció sorpresivamente el nombre de Banco Afirme, quien se supone fue la entidad que adquirió parte de la cartera de la sofipo, lo que ayudó a liquidar sólo a los ahorradores con recursos de menos de 700,000 pesos.

El área encargada de la supervisión de Banco Afirme es la Dirección General de Supervisión de Grupos e Intermediarios Financieros D, la cual es parte de la vicepresidencia que encabezaba López Pérez.

El resto de ahorradores, que se calcula son más de 1,000, se quedó en la incertidumbre de la liquidación de esta entidad, la cual al parecer todavía no comienza pues no se ha nombrado un liquidador oficial. Ahora, parte de la labor de Palma Gómez se enfoca en encontrar a los sustitutos de Bonilla del Ángel así como de López Pérez, para encaminar el proceso de regulación diferenciada en el sistema financiero, el cual está compuesto por más de 5,000 entidades de distintas figuras jurídicas.