En la auditoría presentada por la firma WilmerHale a solicitud del Banco Mundial, queda descrito desde la primera página que “la investigación de irregularidades en los datos del Doing Business 2018 y Doing Business 2020” arrojó hallazgos sobre funcionarios del Directorio Ejecutivo.

El documento completo, del que tiene una copia El Economista, ilustra que desde mediados de 2017 al mes de abril de 2018, tanto el entonces presidente del organismo Jim Yong Kim, como la entonces Directora Ejecutiva del BM, Kristalina Georgieva, sostuvieron encuentros informales con altos funcionarios de China para incorporar las reformas estructurales del país asiático en la medición del reporte que solía evaluar el ambiente para hacer negocios en el mundo.

“Un funcionario del gobierno chino cenó con la Directora Ejecutiva Georgieva el 14 de octubre de 2017 y la identificó como la persona responsable en el Banco para asegurar que las reformas de China fueran reconocidas en el reporte”.

El objetivo era dejar a China en el sitio 78 en lugar del 88 donde le correspondía, unos cuatro sitios debajo de México. Un cambio que se logró al modificar la metodología del comparativo para favorecer la ubicación del gigante asiático.

En aquel momento se negociaba también en el Banco Mundial un aumento de cuotas histórico donde las aportaciones de China serían determinantes, destaca la auditoría.

“Tratábamos de entender cómo se efectuaron los cambios inadecuados en la metodología para evaluar el ambiente para hacer negocios de China en 2018 y quién en el Banco dirigió, impulsó o conoció los cambios en los datos y cómo presionaron para su uso en el comparativo”.

En ocho de las 16 páginas de la investigación se menciona a Kristalina Georgieva.

Confianza es el nombre

Tal como lo señaló Banco Mundial en la declaración que hizo al anunciar la cancelación del informe Doing Business, por las irregularidades denunciadas en los informes de 2018 y 2020, “la confianza en las investigaciones es vital” pues ayudan a los responsables de formular políticas públicas y a los países a tomar decisiones mejor fundamentadas.

El profesor e investigador de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana, Gabriel Pérez del Peral subrayó que el informe Doing Business era una herramienta fundamental en la toma de decisiones de inversión.

“Los inversionistas institucionales esperaban su publicación para canalizar la Inversión Extranjera Directa y al cancelarlo, están mermando la direccionalidad de los capitales productivos en un momento donde más que nunca se necesita para la recuperación”, comentó.

En su opinión resulta “muy exagerada la cancelación del reporte dada la experiencia y trayectoria de utilidad que tenía”.

Se pudo haber transparentado la metodología y mantenerlo. Ahora habrá que esperar a los estudios que seguirá realizando el BM, en el momento menos oportuno, que es en la recuperación tras el choque de la pandemia, cuando la inversión productiva sería determinante.