Jaime González Aguadé, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), reconoce que la industria de las financieras tecnológicas (fintech) es muy relevante para México y ha llegado para quedarse, dado que es una forma de complementar la falta de bancarización o de acceso al sistema financiero.

No obstante, reconoce que es necesaria una regulación que, por una parte, fomente la competencia con el resto de los intermediarios como los bancos, pero también que garantice la seguridad de los usuarios, dadas sus características de herramientas tecnológicas.

Eso te trae que también existen otros riesgos, otro tipo de complejidades como son los que vivimos todos los días, la posibilidad de fraude, de desconocimiento de la gente, de engaño, y por eso es importante normarlo , menciona.

Destaca que también es importante que haya una mayor educación financiera por parte de quienes usen o vayan a usar este tipo de plataformas para que sepan que, debido a sus características, existen riesgos.

Dada la naturaleza de las fintech, independientemente de la regulación que hagamos en México, si una plataforma está en China y accede una persona aquí en México a la de China, y pierde su dinero, es un tema también de conocimiento y de educación financiera , enfatiza.

En algunos países como Inglaterra, Estados Unidos y Canadá, donde hay una industria fintech más desarrollada, la regulación también está más avanzada y ha servido de ejemplo. Sin embargo, organismos internacionales de supervisores de valores, indicó Aguadé, han puesto una pausa en este tema hasta ver cómo avanza lo que ya se tiene.

En el caso de México, el presidente de la CNBV recuerda que un proyecto de regulación para las fintech iba a presentarse a inicios de septiembre, pero no fue así y ahora sigue discutiéndose entre las diferentes autoridades financieras.

Se muestra confiado, sin embargo, que en el 2017 ya se tenga algo bien definido. Eso sí, también recuerda que, al ser una ley, debe aprobarla el Congreso y este poder tiene sus tiempos.

Refiere que lo que siguen analizando las diferentes autoridades financieras (SHCP, Banco de México y la propia CNBV) son detalles.

Siempre vivimos en esa disyuntiva entre la regulación y la competencia, tratamos en todos los casos de tener el mejor marco regulatorio para que vivan y puedan competir todos, porque al final de todo y simplificando lo que quieres es ahorro y crédito, y mientras cumplan con la regulación para lo que está hecha y su objetivo, pues bienvenida la competencia , dice.

Actualmente, existen en México alrededor de 150 empresas fintech y abarcan rubros como créditos, gestión de activos, financiamientos colectivos, seguros y otros.