El Instituto para la Protección del Ahorro Bancario (IPAB) busca renovarse y adecuarse a las nuevas circunstancias del sector bancario, por lo que está pasando desde la evaluación de cuotas diferenciadas para los bancos, la emisión de nuevos instrumentos de deuda con mejores condiciones, hasta la promoción de la educación financiera y el cambio del logotipo del Instituto.

José Luis Ochoa, secretario ejecutivo del IPAB, mencionó: Estamos evaluando en nuestra área de Investigación y Desarrollo la implementación de cuotas diferenciadas, para el día de mañana poder adoptar un mecanismo de cuotas diferenciadas .

En 1999, las cuotas que los bancos pagaron al IPAB para que el organismo pudiera operar sumaron 4,554 millones de pesos; al iniciar la presente administración federal en el 2006 el monto aumentó a 6,697 millones de pesos y en el 2011 ya se registraron cuotas por 11,037 millones de pesos.

Por otro lado, el funcionario se refirió a la recomendación del Banco Mundial, en la cual recomienda que la deuda del Instituto se convierta en deuda pública, por lo que la administración de esta deuda quedará bajo la SHCP, al igual que el IPAB mismo.

Es una recomendación que se nos hace, nosotros no tenemos la autoridad para decidirlo, ya que ésta es una atribución del Congreso. Pero en tanto no suceda eso, sí es nuestra responsabilidad mantener la administración de la deuda responsable, sostenible y buscar el menor costo del refinanciamiento de la deuda , dijo Ochoa.

Actualmente, la deuda del IPAB representó el año pasado 5.4% del PIB, lo que en monto significa cerca de 850,000 millones de pesos. De esta forma, la deuda del antiguo Fobaproa, que representaba 11.7% del PIB en 1999, disminuyó poco más de 6 puntos porcentuales del PIB.

Como parte de la estrategia para disminuir el costo de refinanciamiento de la deuda del IPAB, el organismo emitió nuevos bonos de deuda en el mercado bursátil, los cuales permiten tener mejores condiciones para el Instituto, sin que pierdan atractivo en el mercado.

Así, el IPAB desde el pasado 25 de abril emitió nuevos bonos denominados BPAG, los cuales a diferencia de los bonos tradicionales del Instituto que tenían únicamente la tasa de Cete como referencia de pago ahora tienen una tasa alterna a la que se fondea el gobierno.

De esta forma, los BPAG pagarán la tasa que resulte mayor, ya sea la de Cetes o la tasa de fondeo del gobierno federal, ya que se estaba generando con los antiguos bonos una diferencia de precios entre el Cete y la tasa de fondeo gubernamental, la cual tenía que cubrir el IPAB.

Esto nos trajo como beneficio que los bonos a tres años que colocamos disminuyeran la tasa de pago en 20 puntos base, sin que la demanda del mercado bajara , aseguró el ejecutivo.

El organismo ha llevado a cabo cuatro emisiones de los BPAG, con demandas de seis y siete veces la emisión, por lo que está evaluando el canje de los antiguos bonos por este nuevo instrumento. El IPAB planea una fuerte campaña de difusión entre toda la población del país sobre la importancia que hay en tener un seguro de depósitos bancarios en México.