Derivado de la crisis económica por la pandemia de Covid-19, el crédito de la banca comercial al sector privado,  excepto el de vivienda, ha mostrado caídas desde agosto del 2020. Para Adrián Otero, director general de Scotiabank México, hacerlo crecer en el 2021 será todo un reto.

“Va a ser un reto el tema del crecimiento en la parte del crédito, y no es un tema realmente de oferta, porque los bancos estamos bien capitalizados, tenemos muy buenos niveles de liquidez. Tenemos la llave abierta en cuestión de créditos”, expresa.

En entrevista, precisa que lo que pasa es que en estos momentos, que siguen complejos, la gente piensa dos veces antes de tomar un crédito, y eso hace que disminuya la actividad.

Otro fenómeno que se está viendo, dice, es una cantidad de pre pagos muy importante, principalmente en los segmentos de empresas y corporativos, lo cual se explica, por una parte, porque los mercados de capitales están abiertos y muchos tratan de emitir ahí, extendiendo los plazos y aprovechando un entorno de tasas bajas.

“Y la otra, es que cuando la gente tiene liquidez, pues obviamente también prefiere, en este entorno, pre pagar algo”, señala.

No obstante, destaca que hay segmentos como el hipotecario, que no solamente han seguido con crecimientos durante la pandemia, sino, en el caso de Scotiabank, ha sido de doble dígito.

“Hemos visto algunos tipos de crédito que todavía muestran una gran resiliencia, como el hipotecario, que al final es una muestra de que realmente si se apoya bien, si hay las condiciones adecuadas, podemos seguir creciendo”, enfatiza.

Explica que algunos de los motivos por los que este segmento sigue creciendo, es porque justamente la llave del crédito sigue abierta, pero también han incidido en esto las bajas tasas de interés.

“Cuando tú tienes una tasa fija que es baja y es muy competitiva y tienes la oportunidad, pues al final del día vas y compras tu casa. Entonces eso ha mantenido una buena tendencia, pero el tema del crédito va a ser un reto, principalmente por el tema de la demanda, no de la oferta”, puntualizó.

Reservas afectan la utilidad

Adrián Otero destaca que el 2020 fue un año complicado y el resultado del banco se vio afectado por una desaceleración del crédito, pero también por la creación de reservas para enfrentar un posible deterioro de la cartera, por 4,000 millones de pesos.

“Esto nos afectó en la utilidad neta que bajó sobre niveles de 40 por ciento. No obstante, el resto de nuestros indicadores funcionó muy bien, pero tuvimos que hacer estas reservas, tomando una estrategia muy prudente”.

Retoman sus pagos

El director de Scotiabank México menciona que alrededor de 90% de sus clientes que se adhirieron el año pasado al programa de diferimiento de pagos de créditos como medida de apoyo ante el entorno complejo, ya retomó sus pagos.

“Solamente entre 8 y 10% tuvieron algunos retrasos. Esto no quiere decir que han pasado a cartera vencida. Lo que quiero decir es que tal vez necesitarán un poco más de plazo o que tuvieron un retraso, pero la mayor parte que tuvo ese apoyo, se mantiene al corriente”, expresa.

Añade: “un buen regulador nos ayudó a entrar a la crisis muy sólidos y eso nos permitió reaccionar muy rápido”.

Espera recuperación en el 2021

Otero refiere que la estimación del banco es que haya una recuperación en el 2021, con un mejor comportamiento del Producto Interno Bruto; mencionó que los principales retos que se ven desde este banco hacia adelante, son que pudiera atorarse el proceso de vacunación; y otro que siga la buena interlocución entre el gobierno y la iniciativa privada.

eduardo.juarez@eleconomista.mx