Uno de los puntos que considera la Ley Fintech y su regulación secundaria —que está en vías de publicarse— es la protección de los usuarios de este tipo de servicios financieros en plataformas digitales.

En este sentido, en la elaboración de la regulación secundaria, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), ha estado trabajando con jugadores del sector para proponerles una especie de matriz de cumplimiento, es decir, qué de lo que hay en la ley de protección y de transparencia se puede poner en práctica de inmediato y en qué habrá novedades.

“Lo que hemos estado haciendo es reunirnos con los sectores, estamos proponiéndoles matrices de cumplimiento, para que los sectores nos digan con qué sí podrán cumplir de manera fácil y qué tenemos que hacer. Trabajar juntos en temas de regulación o en disposiciones muy específicas  (...) o ya sea en temas como las cuentas o las carátulas de los contratos, eso es fundamentalmente lo que estamos viendo”, explicó Mario Di Costanzo, presidente del organismo.

En entrevista, el funcionario señaló que lo que se ha construido hasta ahora es la matriz de cumplimiento para verificar con qué pueden cumplir las fintech desde un principio y con qué no, para adecuarse y encontrar un punto medio.

Al ser las fintech plataformas digitales, será necesario que haya un cambio en la manera de relacionarse con el cliente en materia de protección, pues normalmente se opera de forma electrónica y no hay sucursales como sí las hay en otro tipo de intermediarios.

“Te doy un ejemplo: la atención de quejas tendría que ser totalmente electrónica, porque ellos no tienen personal para estarlo desplazando, y a lo mejor su base la tienen en Chihuahua y la queja se les presentó aquí. Entonces ahí sí nos da margen la ley, pero va a haber otros temas como los comprobantes de operación que se tengan que estar diseñando, porque no sólo es el comprobante, sino el contenido”, detalló.

Tradicionalmente a la Condusef le compete evitar o sancionar abusos contra los usuarios de servicios financieros, ya sea en los contratos, en las cláusulas y en las comisiones o intereses que cobran las entidades. Éstos y otros temas también deberán ser atendidos por las fintech, ahora que empiecen a operar de forma regulada.

Atractivo para los delincuentes

Di Costanzo reconoció que, al ser plataformas digitales, también hay riesgos de que los delincuentes quieran cometer fraudes, pero que para ello la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) ya afina lo que serán las reglas en este rubro.

“Precisamente un tema muy importante va a ser todo el proceso de verificación, de legitimación y de autenticación de los usuarios. Sí puede llegarse a contaminar, pero son aspectos que la Comisión Bancaria ya está comando en cuenta para las disposiciones que van emitir. Así como en el caso de los bancos están pidiendo fotografías o datos biométricos, es muy posible que en la regulación que emita la bancaria se incluyan estos elementos”.

A decir del funcionario de la Condusef, así como de otros directivos de la CNBV, esta regulación quedaría lista, en su primera etapa, en septiembre como está establecido en la ley.