BBVA Research señaló que la sustitución del financiamiento en moneda extranjera entre las compañías mexicanas impulsó el crédito de empresas de la banca comercial en los primeros cuatro meses del 2018.

Según el documento “Banca, crédito al sector privado en abril de 2018 registra un crecimiento anual de 10.7% nominal”, de los tres grandes segmentos de financiamiento del sector bancario en el país, la cartera de préstamos a empresas sorprendió por su dinamismo frente a la desaceleración del crédito de consumo y de vivienda.

Esto es porque a una tasa consolidada para los primeros cuatro meses del año en términos reales anuales, el crédito a empresas de la banca múltiple avanzó a un ritmo de 9.2%, es decir por encima de 8.7% que reportó el portafolio en igual periodo del 2017.

En contraste, detalló que todas las categorías del financiamiento al consumo durante abril, como es tarjetas de crédito, personales, nómina, automotriz y otros, reportaron una menor expansión respecto del mismo mes del 2017, tanto en términos reales como nominales.

Por su parte, el crédito vigente a la vivienda registró en el cuarto mes del año un incremento nominal anual de 8.2%, promedio inferior al alza de 10.6 puntos porcentuales que mostró en igual periodo del año precedente.

BBVA Research expuso que un factor importante que impulsó el dinamismo del crédito bancario a empresas es la sustitución del financiamiento no bancario del exterior en favor del crédito bancario del país.

Como muestra de lo anterior, destacó que de acuerdo con el Banco de México sobre el endeudamiento no bancario de empresas procedente del extranjero, mientras que en el 2017 estos créditos registraron una contracción real de 5.2% en comparación con el año anterior, en el primer trimestre del 2018 hubo una disminución anual real de 2.5 por ciento.

Explicó que la sustitución del financiamiento extranjero entre empresas por la oferta bancaria local implica que los demandantes del crédito a empresas están buscando disminuir la exposición a los riesgos cambiarios al tener endeudamientos denominados en moneda externa.