Para el presidente de la Asociación Hipotecaria Mexicana (AHM), Daniel Leal Díaz Conti, la ley antilavado de dinero, que regula entre otras cosas las operaciones inmobiliarias en efectivo, es una buena medida, aunque a su consideración todas las transacciones de bienes raíces tendrían que ser bancarizadas.

La ley, publicada ayer en el Diario Oficial de la Federación (DOF) por parte del Ejecutivo federal, considera como actividad vulnerable y, por lo tanto, objeto de aviso a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), operaciones inmobiliarias iguales o superiores a los 8,025 salarios mínimos vigentes (alrededor de 500,000 pesos).

En entrevista, Leal Díaz expresó que se quedan pendientes las operaciones con montos menores. Permite que operaciones o transacciones inmobiliarias de muy bajo valor no necesariamente tengan que hacerse en un banco. O sea, pueden hacerse en efectivo. La mejor manera de bancarizar es obligar a que pasen. Vas a la ventanilla, entregas tus 50,000 pesos, te dan un cheque de caja y con ése haces la operación , refirió.

El Presidente de AHM, ente que aglutina a las principales financieras hipotecarias tanto bancarias como no bancarias del país, destacó que le parece bien la nueva ley antilavado, pero expresó que, a su parecer, se quedó corta.

Reconoció, sin embargo, que la medida podría elevar los costos transaccionales. Pero, de todas formas, hay que bancarizar el país .