La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó deficiencias en el esquema de Refinanciamiento de Crédito a Trabajadores de la Educación Vía Descuento de Nómina (Refin) operado por el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), mismo que se detuvo en octubre del 2015, cuando Alejandra del Moral dirigía a la entidad, por los problemas en su operación.

De acuerdo con la Cuenta Pública 2015, este esquema, que fue una de las banderas que se colgó Jorge Estefan Chidiac cuando comandó el banco del 2012 al 2014, presentó diversos problemas como, por ejemplo, un deficiente sistema informático, falta de control en los financiamientos, diferencias entre los reportes operativos y contables, entre otras anomalías.

El Refin consistía en refinanciar y mejorar las condiciones de los créditos de nómina que habían recibido los trabajadores del estado por parte de entidades financieras, en su mayoría bancos y sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes); la tasa que ofrecía el Bansefi era de 18% anual, con un monto máximo de 200,000 pesos a un plazo de hasta cinco años.

Para que el Bansefi pudiera refinanciar estos créditos tenía que, además de pagar a los acreedores originales, firmar convenios con los gobiernos tanto estatales como municipales para descontar, vía nómina, el pago de los acreditados.

Pese a esto, la ASF detectó que el banco otorgó bajo este esquema 186 financiamientos durante el 2014 y el 2015 en Chiapas y Guanajuato, sin haber firmado los convenios correspondientes y sin haber constituido las reservas respectivas de estos créditos.

Los trabajadores acreditados en esos estados no debieron ser considerados como sujetos de crédito ni parte de la población objetivo del programa, ya que no se contaba con convenios con las entidades retenedoras de los estados, conforme lo establecen el manual de crédito y las reglas de operación del programa , refirió la ASF.

Al respecto, el Bansefi indicó en agosto del 2016 que se realizaron las gestiones para formalizar dichos convenios de colaboración con los gobiernos de Chiapas y Guanajuato y constituyó las provisiones correspondientes.

Entre otras de las anomalías detectadas, se encuentran diferencias por 424,000 pesos entre los reportes operativos y contables del programa; mala gestión en la cartera vencida y deficiente documentación de los expedientes de los financiamientos. Al 31 de diciembre del 2015, el Bansefi refinanció 35,923 créditos.