Un tribunal mexicano concedió un amparo contra la captura del empresario Kamel Nacif Borge, presunto autor intelectual de la detención y tortura de la periodista Lydia Cacho en 2006.

"La justicia de la unión ampara y protege al quejoso", establece la sentencia.

Nacif tenía una orden de captura en su contra emitida por un juzgado de Quintana Roo. El hombre de origen libanés había sido vinculado a redes de explotación sexual de menores junto con el también empresario Jean Succar Kuri en el libro "Los Demonios del Edén" de Lydia Cacho.

En 2005, Nacif acusó a la periodista de calumnia y difamación. Posteriormente, Cacho fue detenida en el balneario de Cancún y trasladada al estado de Puebla.

La periodista denunció que durante el trayecto los agentes policiacos la torturaron.

En enero de 2006, la periodista fue exonerada y un mes después se filtró a la prensa una grabación en la que el entonces gobernador de Puebla, Mario Marín, le decía a Nacif que le había propinado a la periodista un "coscorrón a esta vieja cabrona" en represalia por su libro, y era parte de la evidencia de Cacho.

Este martes, el tribunal desestimó esa conversación, al señalar que la palabra "vieja" en México se utiliza para nombrar a personas de edad avanzada.

"Ante la falta de precisión de algún nombre, no puede concluirse que entre todas las mujeres del mundo, los que intervinieron en la llamada se referían a la sujeto pasivo (Lydia Cacho)", dice la sentencia.

En respuesta, la periodista dijo en conferencia de prensa que esa argumentación "es idéntica a la del primer juez corrupto" que comenzó a llevar su caso.

Araceli Andrade, abogada defensora, expuso que la sentencia sienta un precedente "peligroso", pues el amparo promovido por el exgobernador Mario Marín, preso desde febrero pasado por el mismo caso, será dirimido en el mismo tribunal.

En 2011 Succar Kuri fue sentenciado a 112 años de cárcel por pornografía infantil y abuso sexual, y aunque su sentencia fue revocada por supuestos vicios procesales, está preso.