La periodista Lydia Cacho dio a conocer este jueves en sus redes sociales que Kamel Nacif fue arrestado en Líbano y que ella está testificando en su contra.

“El empresario tratante de niñas que orquestó mi tortura, compró niñas pequeñas para prostituirlas, lava dinero y evadió al fisco en los Estados Unidos. 15 años después”, escribió la periodista en su cuenta de Twitter.

Hasta el momento se desconoce dónde es que la periodista mexicana realiza su declaración en contra del llamado “Rey de la Mezclilla”, si en México o Líbano.

En su tuit, donde Lydia Cacho afirma que el empresario fue detenido -sin que esto se haya confirmado-, puso una imagen de Nacif con la leyenda “sí lo reconozco” y una rúbrica más. La imagen parece formar parte de un oficio de investigación, ya que presenta un foliado (000008).

Después de 14 años, el 11 de abril de 2019 el Primer Tribunal Unitario de Quintana Roo liberó la orden de aprehensión contra, Mario Marín, exgobernador de Puebla, Hugo Adolfo Karam Beltrán, exjefe de la policía estatal, Juan Sánchez Moreno, exdirector del desaparecido grupo de Mandamientos Judiciales y el empresario José Kamel Nacif Borge.

El exgobernador de Puebla fue detenido el pasado 3 de febrero por elementos de la Fiscalía General de la República en Acapulco, Guerrero, y posteriormente trasladado al penal federal de Cancún.

En julio del año pasado, la FGR informó que el empresario había sido ubicado en Líbano y que había solicitado su extradición a México.

El Estado mexicano ofreció en enero de 2019 una disculpa pública a la periodista, quien fue detenida arbitrariamente y sufrió agresiones en 2005 tras revelar en en su libro "Los demonios del Edén" que altos empresarios y funcionarios estaban involucrados en una red de explotación sexual infantil.

Lydia Cacho fue detenida en Quintana Roo y trasladada vía terrestre a Puebla, en cuyo trayecto la periodista dijo que fue torturada psicológicamente y la amenazaron con abusar sexualmente de ella. En su declaración ministerial narró que fue llevada a un “calabozo inmundo” donde le tomaron —desnuda— varias fotografías frente a policías judiciales.