El principal reto que enfrentará la niñez y adolescencia en la pandemia por Covid-19 es la invisibilidad y la desatención a sus necesidades lo que aumentará la falta de sus servicios básicos advirtió el Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna).

Durante su participación en el parlamento abierto con la Comisión de Derechos de la Niñez de la Cámara de Diputados, el secretario ejecutivo de Sipinna, Ricardo Bucio, señaló la importancia de que en la etapa postpandemia se aseguren a los menores de edad los accesos a servicios de salud, educación y prevención de la violencia.

Detalló que entre marzo y abril de 2020, alrededor de 85,000 niñas y niños se han quedado sin seguridad social debido a la pérdida del empleo de sus padres.

Bucio explicó que habrá elementos secundarios que se agravarán como la violencia familiar, la violencia sexual, y las carencias económicas, lo que podría desencadenar la pérdida de la continuidad educativa.

Respecto a la agenda legislativa, propuso armonizar la Ley Federal de Trabajo con relación a las condiciones de trabajo infantil peligroso y erradicar la violencia laboral que afecta en mayor medida a niñas y mujeres.

En el tema de violencia de género, planteó reformar la tipificación del feminicidio en el Código Penal Federal para su plena implementación y ponderar alguna agravante cuando se trate de niñas y adolescentes.

kg