Más de 15,000 elementos de la Policía Federal (PF) que rechazan su traslado a la Guardia Nacional demandarán una indemnización por el cese de la corporación, según informó el abogado Iván Chávez, quien representa a ese grupo. Cada uno podría recibir “medio millón de pesos”, previó.

Chávez, también presidente de la asociación Ciudadanos Uniformados, aseveró que otros 1,500 policías se conformarán con una gratificación a cambio de firmar su renuncia voluntaria. En entrevista, explicó que quienes tomen esta opción sólo recibirán cerca de 70% de lo que les correspondería si buscaran la indemnización. Es decir, alrededor de 350,000 pesos.

En suma, las demandas de los policías federales le podrían costar al erario cerca de 8,000 millones de pesos.

Desde hace unos meses esperaban el anuncio oficial de “la extinción de la corporación” para reclamar una liquidación, lo que ocurrió este lunes al publicarse en el Diario Oficial de la Federación los “Lineamientos para la transferencia de los recursos humanos, materiales y financieros que tiene asignados la Policía Federal”.

El mismo día, los policías representados por Ciudadanos Uniformados entregaron una carta en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), donde reiteran: “No es nuestro deseo pertenecer a la Guardia Nacional”.

Por ello, solicitan “el derecho a recibir la gratificación y demás prestaciones”. Entre ellas, aguinaldo, bono por fin de año y prima vacacional. El pasado viernes, un grupo de 220 policías ya recibió ese pago. Sus casos son llevados por el abogado Enrique Carpizo, quien se ha reunido anteriormente con el titular de la SSPC, Alfonso Durazo.

Mejores prestaciones en la nueva corporación

“A partir de hoy comienzan 15 días hábiles para presentar la demanda por indemnización”, señaló Iván Chávez. Este beneficio aplica para quienes rechacen su cambio a la Guardia Nacional y también para aquellos que “contra su voluntad” hayan sido trasladados al Servicio de Protección Federal.

Consideró que es un error la desaparición de la PF; sin embargo, señaló que el esquema de seguridad social de la Guardia Nacional “será mejor que el que tienen actualmente”.

En la policía el sueldo era de menos de 15,000 pesos a la quincena, mientras que en la nueva corporación su salario será de casi 19,000 pesos.

“Tenían bonos que les ayudaban a compensar”, pero su pensión será calculada sobre el sueldo base, reconoció. Por lo tanto, su cotización para su retiro será “muy por encima de la que ahora pueden aspirar, porque además les respetarán su antigüedad. Y parece que ampliará las prestaciones y el seguro de vida”, explicó el abogado.

Esas ventajas fueron sopesadas por Higinio Amezcua. “Ya tengo 49 años y 18 de servicio. A mí ya no me conviene andarle buscando. Si Dios quiere, nomás completo otros 12 y ya me voy”, dijo a El Economista el policía federal de rango tercero, próximamente agente de la Guardia Nacional.

Sabe de los beneficios, pero también de las dificultades al asegurar que las condiciones en las que trabajan sus compañeros son lamentables. “Cuando los despliegan a otros estados no les pagan hotel, se quedan en casas de campaña, peligrando”, comentó.

Las opciones a la GN

Tras publicarse los lineamientos para la transferencia de los recursos humanos, materiales y financieros de la PF a la Guardia Nacional, se establece en el artículo tercero que el cambio se aplicará para quienes manifiesten su voluntad a hacerlo.

“Dicho personal conservará su antigüedad, prestaciones y salario de acuerdo con el tabulador de carrera”. Sin embargo, el pase a la Guardia Nacional no es automático, porque deberán aprobar una serie de evaluaciones conforme a las normas del Consejo de Carrera.

Con los resultados de las pruebas se decidirá si el personal “es operativo, de servicios o de confianza”. A los trabajadores administrativos también les aplicarán exámenes para su ingreso, como pruebas de entorno social, psicológico, toxicológico, poligráfico y médico.

A partir del 1 de octubre, los policías tienen cinco días naturales para decidir si se pasan o no a la Guardia Nacional. De no hacerlo, automáticamente quedarán adscritos al Servicio de Protección Federal de la secretaría.

Quienes no quieran ingresar a la guardia, pero quieran continuar en el servicio público, pueden escoger entre opciones.