Los proyectos de nación de los tres candidatos punteros a la presidencia de la República: Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya y José Antonio Meade estipulan diversas medidas para el combate a la corrupción, que van desde la inhabilitación de por vida de funcionarios; reformas para transparentar las contrataciones públicas, hasta convocar a la sociedad a una renovación ética; no obstante, los tres proyectos coinciden en mantener el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) como un arma para el control de este flagelo.

A pesar de que el proyecto presentado por Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Junto Haremos Historia (Morena, Partido del Trabajo y Partido Encuentro Social), no nombra de manera explícita al SNA, sí señala que de ganar se presentarán las menos reformas posibles, enfocándose en hacer cumplir las leyes que ya  existen.

“Uno de los lineamientos de este Proyecto de Nación es reducir al mínimo las reformas que el Ejecutivo deberá proponer al Legislativo para llevar a cabo sus acciones de gobierno y una de las condiciones establecidas para todas sus propuestas es que se apeguen a la observancia de las leyes tal y como se encuentren redactadas en diciembre del 2018”, indica el documento presentado ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

El proyecto que encabeza el tabasqueño precisa que la corrupción no es “un asunto cultural”, por lo que respetar las leyes será una de las maneras de atajar la problemática, además de mencionar que se llamará a la sociedad a una renovación ética.

“Este propósito se puede lograr sin modificar la Constitución ni embarcarse en un vértigo de reformas a la legislación secundaria, sino con el cumplimiento de una y de otras mediante la convocatoria a la sociedad a una regeneración ética que redundará en beneficio de todos”, indica.

Por su parte, la coalición Por México al Frente (PRD, PAN y Movimiento Ciudadano), encabezada por Ricardo Anaya propone perfeccionar y fortalecer al SNA.

Para ello, estipula crear una nueva comisión ciudadana para la investigación de actos de corrupción que expondría públicamente a aquellos servidores públicos en funciones o salientes que hayan cometidos actos de cohecho, además de otorgarles la “muerte civil”; es decir, ficharlos para que no puedan ocupar otro cargo público en adelante.

Propone también otorgar a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) autonomía plena y dotarla de mayores alcances para que pueda identificar desvíos de recursos no sólo a nivel federal sino también local; una reforma para prohibir el uso de dinero en efectivo en las transacciones gubernamentales desde los municipios hasta nivel federal, pasando por los órganos autónomos y aquellos privados que tengan contacto directo con el servicio público, además de eliminar el fuero de los servidores públicos de todo el país.

En este punto hace énfasis en que se buscará generar una reforma para que el presidente de la República pueda ser enjuiciado, al mismo tiempo en que ejerce su mandato, por delitos de corrupción “y no graves del orden común y federal”.

En tanto que José Antonio Meade Kuribreña, candidato de la coalición Todos por México (PRI, Verde Ecologista y Nueva Alianza), prepondera la importancia del SNA y el Sistema Nacional de Transparencia, al tiempo que pone énfasis en hacer reformas para transparentar la información de los servidores públicos en materia fiscal, financiera y patrimonial.

Enfatiza que propondrá reducir el uso del efectivo mediante la bancarización de los beneficiarios de programas de gobierno que serán administrados por la banca de desarrollo comercial.

“De la misma manera, el uso de la tecnología nos puede ayudar para generar mecanismos expeditos de denuncia ciudadana, garantizando la protección de los denunciantes, ante toda pretensión de servidores públicos de exigir dádiva o cuota fuera de la ley”, añade el proyecto.

Sobre la corrupción que incluye a particulares refiere que los procesos de contratación del gobierno serán abiertos “desde la planeación, el concurso, la designación, la ejecución y la evaluación de los resultados de los contratos”.

EN SALUD, SISTEMA ÚNICO Y UNIVERSAL

En este sector, tanto José Antonio Meade como Ricardo Anaya coinciden en la propuesta de desaparecer las diferentes instituciones de salud que atienden a los mexicanos para transitar a un sistema universal y único, con el objetivo de homologar el servicio, el cual, mencionan en sus proyectos, deberá ser de alta calidad, además de poner énfasis en la prevención.

A su vez, una propuesta en la que coinciden tanto López Obrador, como José Antonio Meade, es la ampliación de la cobertura de los servicios de salud.

Andrés Manuel expone en su proyecto que en México 19.1 millones de mexicanos no tienen acceso a la salud, además de precisar que en los proyectos que se generen en la materia se incluirán otros rubros como el deporte y la educación.

hector.molina@eleconomista.mx