Aunque la Cofepris aún no otorga el registro sanitario a la vacuna rusa Sputnik V, el gobierno federal firmará un contrato con el Centro Gamaleya para su adquisición, y cuyo primer embarque con 200,000 dosis llegaría a México la próxima semana, dijo Juan Antonio Ferrer, director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, el funcionario federal aseveró que el gobierno mexicano tiene listos 4,000 millones de dólares para la compra de dicha vacuna.

Mencionó que las negociaciones con el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya van muy avanzadas, por lo que está a punto de firmarse el contrato.

Argumentó que con la conversación que sostuvo el presidente Andrés Manuel López Obrador el lunes pasado con su homólogo ruso, Vladimir Putin, “esto se aceleró”.

El funcionario del Insabi indicó que el gobierno ya realiza el trabajo de logística con el Ejército y la Marina para el traslado y el arribo a México de las dosis de Sputnik V.

Autorización de Cofepris

Juan Antonio Ferrer fue cuestionado sobre la autorización de Cofepris a la vacuna rusa, aunque se limitó a decir que “se está viendo la firma del contrato, con estos laboratorios que producen la vacuna, y hay que hacer un desembolso (…) Todos los laboratorios envían tres requisitos para el registro sanitario; aunque existan vacunas en diferentes países del mundo, todos los países están volcados a buscar esas vacunas”.

Por la noche, Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, reiteró que previa autorización de uso de emergencias para garantizar calidad, seguridad y eficacia, la vacuna rusa está “a pocos días” de llegar a México.

“Estamos ya en el momento de una sincronía muy fina, porque una cosa está conectada con la otra. Aunque podemos firmar un contrato en ausencia de la autorización, tal como se hizo con Pfizer, AstraZeneca y CanSino, el producto no va a arribar a México hasta que tenga la autorización de uso de emergencias” por parte de Cofepris, precisó López-Gatell.

Detalló que se tienen que sincronizar correctamente las cosas para que se hagan bien.

“Conforme se acerca la posibilidad real de tener la vacuna, ahora hay que precisar los elementos de logística para traer los cargamentos”, explicó, porque el modelo de contrato con Rusia no incluye el envío, como sucede en el caso de Pfizer, que incorpora el costo del envío al precio de la vacuna.

“Aquí no. La vacuna tiene un precio fijo de 9.90 dólares por dosis, y por ser un esquema de dos dosis cuesta casi 20 dólares”.

A la fecha se está en proceso de definir cuál es la vía más conveniente para traer la vacuna de Rusia, finalizó, y que podría ser mediante el uso de aviones de la Fuerza Aérea Mexicana.

politica@eleconomista.mx