El incremento en la demanda de servicios de salud, debido al avance de la pandemia de Covid-19 en México, evidenció la situación de alto riesgo de contagio en la que labora personal médico y de intendencia, de clínicas y hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ante la falta de insumos y equipo de trabajo indispensables para realizar sus funciones.

Empleados de esos lugares denunciaron que, al menos hasta el martes, continuaban trabajando, "bajo protesta", sin el equipo mínimo indispensable lo cual, había generado contagios de médicos y enfermeras en algunos hospitales de la Ciudad de México, así como en los estados de México, Coahuila, Baja California y Baja California Sur.  

Hasta esa fecha se había hecho la prueba a 4,148 empleados que presentaban síntomas de esa enfermedad. De ellos 535 resultaron positivos y, de éstos, nueve fallecieron.

Víctor Hugo Borja Aburto, director de Prestaciones Médicas del IMSS detalló que los brotes de Covid-19 en personal de la institución ocurrieron en:

  • La Clínica 7 de Monclova, Coahuila, donde se confirmaron 41 casos.
  • El Hospital General de Subzona de San José del Cabo, con 42 casos.
  • El Hospital General de Zona 72 de Tlalnepantla, Estado de México, con 19 casos
  • El Hospital 1 de Tijuana, Baja California, donde se confirmaron 24 casos.

También se detectó otro brote en el Hospital General de Zona 27 de Tlatelolco, en la Ciudad de México, pero no se conocen todavía el número de casos positivos.

El funcionario dijo que en esa institución están preocupados y ocupados por los trabajadores de la salud, quienes son la primera línea en esta batalla contra el coronavirus.

Informó que, desde el principio, y en acuerdo con el sindicato, fueron retirados cerca de 20,000 trabajadores que tenían alto riesgo y que deberían permanecer en casa. Muchos de éstos están laborando a la distancia. Además, fueron sanitizados los hospitales.

El funcionario aseguró también que ya se distribuyó en todas las delegaciones el material y equipo quirúrgico que adquirió el gobierno mexicano en China y llegó los días 7 y 10 de abril.

En ese sentido el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell dijo que esos días llegaron los primeros dos de 11 cargamentos de material adquiridos en Asia.

Afirmó que los que llegaron el martes 7 de abril ya fueron distribuidos, están ya en todas las unidades de salud.  Por ello, si un profesional de la salud no los identifica, por favor, que lo denuncie al número telefónico 800 044 800, "porque no hay razón (del desabasto). La adquisición que hizo el gobierno federal ya se concretó su entrega."

"Entonces, si en una unidad de salud no hay estos equipos, quiere decir que alguien está obstaculizando la llegada", recalcó.

Sindicato compra y reparte insumos

Desde la semana pasada, cuando se conocieron los brotes de coronavirus entre personal médico del IMSS, el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), demandó la protección inmediata de los empleados que están en la primera línea de contacto.

Su secretario general, Arturo Olivares Cerda, lamentó que la falta de equipamiento y de cuidado provoquen que los trabajadores de la salud se contagien. "Siempre habrá un riesgo, pero si tenemos todos los instrumentos para enfrentar al coronavirus, los riesgos disminuyen considerablemente".

Recalcó que es indispensable que los insumos adquiridos lleguen lo más rápido posible.

Comentó que, a pesar de que le corresponde al IMSS dotar a los trabajadores de insumos necesarios, desde que se conocieron los primeros casos de contagio, el sindicato entrega materiales en los centros hospitalarios.

Esa organización sindical compró 542,622 insumos, entre cubrebocas, guantes, mascarillas N95, caretas, alcohol en gel, aerosol Box para intubación, goggles y burbujas transportadoras de pacientes.

Trabajadores de la salud laboran bajo protesta

La integrante de la coordinación de la organización Médicos de México, Carmen Alonso dijo que uno de los principales problemas que enfrentan los trabajadores de salud y de intendencia de las clínicas y hospitales se debe a que no se aplican correctamente los protocolos internacionales que hay para atender una pandemia ni nadie supervisa que se cumplan.

En entrevista, la también secretaria de la asociación Mamás Doctoras A. C. dijo:

"Los directivos de los hospitales están rebasados" además,  "no utilizamos correctamente la experiencia de otros países; no se planeó como se debía institución por institución y hay muchas improvisaciones. Hay un vacío muy grande en organización y supervisión".

Además, llamó la atención que la capacitación para hacer frente a la pandemia fue por internet y en muy corto tiempo, lo cual no es suficiente para conocer exactamente qué es lo que le toca hacer a cada uno, en los distintos escenarios que habrá conforme avance la pandemia.

Por esa razón, añadió, ya hay mucho personal contagiado por no haber tomado las medidas desde antes.

El riesgo a infectocontagiosidad que estamos teniendo todos es altísimo. Estamos conscientes de que podemos morir. "Trabajamos bajo protesta".

"Aquí estamos. Somos bien entrones los médicos mexicanos, pero no nos manden a la guerra sin armadura", mencionó.

La médico alertó sobre las condiciones de inseguridad en que laboran los trabajadores de limpieza, lo cual, dijo, se puede transformar en un problema de enormes dimensiones si no se les da protección también a esos trabajadores, porque, así como el personal médico, están expuestos a un alto riesgo de contagio de Covid-19.

La falta de insumos es generalizada

Por su parte el secretario general del Sindicato Democrático de Trabajadores del Seguro Social, Armando Rosales, denunció que en varias entidades no han llegado los insumos.

En todos los estados hay carencias. En algunos, donde ha habido presión, el IMSS ha proporcionado los materiales de trabajo, pero no son los adecuados para atender a pacientes con Covid-19.

Expuso que ha habido casos que les han proporcionado overoles, pero son de los que usan los pintores y lentes que no están completamente sellados.

Mencionó que los trabajadores han decidido ya no exigir el material, debido a que han sido intimidados.

Aseguró que la carencia de insumos no es de ahora, sino que es algo normal en el IMSS.

Es falta de voluntad, porque están acostumbrados que les saquemos toda la chamba con lo que haya. "El problema es que  ahora, la cuestión es que ponemos en riesgo nuestra vida, la de nuestra familia y la de los derechohabientes".

También consideró que las autoridades están maquillando las cifras de personal médico infectado, porque todos los días se conocen casos en distintas entidades.

Informó que su organización está documentando los casos detectados por sus compañeros porque van a presentar una demanda ante la Corte Internacional contra el gobierno mexicano por actuar con negligencia y poner en riesgo al personal médico y por daños de lesa humanidad

En La Raza el equipo es incompleto y no es el indicado

A su vez,  el doctor Eder Mendoza, del hospital La Raza del IMSS señaló que en ese lugar no hay cubrebocas N95, además el organismo les proporciona goggles pero con orificios, los cuales no sirven para tratar a pacientes para esta emergencia.

Relató que muchos doctores, enfermeras y camilleros han decidido comprar las caretas, las cuales cuestan 300 pesos, incluso en el mismo hospital donde hay compañeros que llevan para vender.

En este caso, son los enfermeros quienes se están organizado para conseguir el material, en ocasiones gratis y en ocasiones vendidos.

De acuerdo con el médico, para atender a un paciente con Covid-19 se debe portar bata, cubre polvo (botas desechables), guantes, careta y cubrebocas.

De esos materiales en La Raza, el IMSS solo proporciona cubrebocas quirúrgicos de tres capas, gorros quirúrgicos y goggles, pero con orificios a los costados.

Dijo que por ello ya en dos ocasiones se han manifestado en la calle frente al hospital para exigir los insumos necesarios y hasta el momento no ha llegado.

Mencionó que lo único que se está haciendo es canalizar a todas las personas que llegan con algún problema respiratorio a la zona de clasificación de enfermedades conocida como TRIAGE, que, por cierto, no está aislada completamente del hospital.  Por un lado, sólo los divide un biombo. Los que resultan posibles afectados se envían a infectología que es la sección donde están los pacientes con Covid-19.

[email protected]

kg