Miguel Ángel Mancera Espinosa, exjefe de Gobierno de la Ciudad de México, negó que su administración haya sido un nido de corrupción, esto después de la detención su entonces jefe de gabinete, Julio Serna, acusado de enriquecimiento ilícito.

“No. Eso suena para una publicidad política, si se quiere utilizar como eso pues cada quien es libre de utilizarlo, pero lo que ha venido demostrando el paso del tiempo es que quienes fueron señalados de muchas cosas acreditaron su inocencia”, dijo Mancera.

El coordinador del grupo parlamentario del PRD en la Cámara de Senadores dijo estar seguro de que las investigaciones a sus excolaboradores tienen tintes políticos porque se acercan las elecciones.

Cuestionado sobre si considera que la detención de Serna es un mensaje para él, respondió:

“No tengo duda de que debe de haber una interpretación política. No tengo duda de que se le pueda dar una interpretación política y, obviamente, los tiempos lo marcan porque vienen tiempos de contienda, pero estamos acostumbrados a esto”.

“Esto no es nuevo, no es algo que nos llame a sorpresa. Es una de las cosas o de las herramientas que se van a seguir, desgraciadamente, utilizando. Entonces, lo veo, pero yo estoy aquí, yo voy a seguir aquí. Seguimos con el trabajo, seguimos con la tarea y como lo hemos dicho en los demás asuntos, lo que se requiera aclarar pues lo vamos a aclarar”.

Mancera Espinosa dijo creer en la presunción de inocencia; “lo que tengo claro es que Julio estuvo en la ciudad estos cuatro años, desde que empezaron a decir que lo iban a perseguir, porque no es nueva esta referencia… Confío en el poder Judicial, en que pueda resolver, tanto en el local como en el federal, objetivamente y, por supuesto, que tenga la garantía de defensa”.

rolando.ramos@eleconomista.mx