El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, aseguró que en materia de seguridad México busca tener con Estados Unidos un objetivo compartido y métricas comunes a través del Entendimiento Bicentenario.

Durante su intervención en el foro de la Reunión Regional de la Jefatura de Unidad para América del Norte en el marco de la XXXIII Reunión de Embajadores y Cónsules 2022, el canciller mexicano dijo que se buscan escenarios predecibles y reducir posibilidades disruptivas.

“Los acuerdos de seguridad con Estados Unidos han dependido de la voluntad de la DEA ¿Qué tanto te funciona? Pues hasta que la DEA quiera. Depende cada crisis nueva que tenemos, que se le ocurrió algo a la DEA;  lo que estamos tratando de hacer con el Entendimiento Bicentenario es tener un escenario predecible, medible donde estemos reduciendo esas posibilidades disruptivas como el secuestro de Álvarez Machain hasta Cienfuegos”, dijo ante el cuerpo diplomático reunido en la sede de la cancillería.

“En materia de seguridad el objetivo es tener algo más compartido, tener métricas comunes. México también ha introducido otros elementos como es el tema de las armas que es corresponsable de lo que está pasando y lo mismo nos va a pasar con el fentanilo que esencialmente es una crisis creada por la industria farmacéutica, a diferencia de otros estupefacientes”, agregó.

Otro tema de la agenda bilateral es la migración, en cuanto el tema Ebrard destacó que el gobierno estadounidense tiene que modificar su sistema ante la realidad demográfica.

“En materia de migración tratar de convencerlos de que tienen que modificar su sistema, solo que políticamente no creo que sea viable en el corto plazo, pero probablemente lo puedan hacer a mediano plazo (…) la realidad demográfica actual los obliga, es una decisión que les corresponde a ellos pero lo más sensato es organizar las cosas de una manera distinta”, dijo.

Ventana de oportunidades 

Asimismo, enfatizó que ve perspectivas favorables en la relación entre México, Estados Unidos y Canadá dado que actualmente hay activos políticos superiores a los de hace dos años y muestra de ello también lo fue el diálogo en la pasada cumbre trilateral.

“Hace dos años no teníamos el Entendimiento Bicentenario, no teníamos una idea común sobre migración, no teníamos un sistema con un framework para resolver controversias, el tratado aún estaba en tela de juicio, no sabíamos si se iba a ratificar, ahora estamos organizando paneles. No teníamos una misma visión, es más la idea de América del Norte se había ido a un cajón”, dijo.

Enumeró que programas como el plan de infraestructura, incremento a los respaldos de carácter social y el aumento a los impuestos a las grandes empresas son iniciativas que identifican a los tres gobiernos.

“Tuvimos un diálogo interesante, son más las coincidencias”, concluyó.