Entre los principales retos que debe enfrentar el Estado mexicano está generar una política pública que vuelva realidad la educación inclusiva en el país, señaló Alexandra Haas Paciuc, presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

“No tenemos una política nacional de educación inclusiva y los datos de la Enadis (Encuesta Nacional sobre Discriminación) nos enseñan que la primera gran barrera de acceso a la autonomía económica, a los trabajos, por supuesto que son los prejuicios, pero también la falta de un sistema educativo que deje de separar y se dedique a incluir, que deje de condenar a las personas con discapacidad a no tener educación o no tener educación de calidad”, expuso.

Al participar en la presentación de los datos de la Enadis 2017 relativos a Personas con Discapacidad, indicó que una política pública en este sentido debe ir acompañada de la voluntad política al más alto nivel, para posteriormente concretizarla en los hechos.

“Desde accesibilidad en las escuelas a los materiales educativos, pero también a la capacitación masiva de maestras y maestros para que podamos de verdad, en todos los sectores de la población, ver que no sea un obstáculo para las familias que las niñas y los niños vayan a la escuela y que puedan de verdad desarrollarse hasta el máximo de sus habilidades”, refirió.

Haas Paciuc manifestó que aunque existen Normas Oficiales Mexicanas que bordan el tema, éstas son “añejas” y no cuentan con los mejores estándares, por lo que se pronunció a favor de una ley general de accesibilidad que establezca cuál es el marco y cuáles son las obligaciones específicas de todas las autoridades en los tres niveles de gobierno y en los tres Poderes de la Unión.

De acuerdo con la Enadis 2017, las personas con discapacidad son objeto de prejuicios, ya que 30% de la población considera que este sector es de poca ayuda en el trabajo, mientras que una de cada cuatro personas con discapacidad reportaron que ha sido discriminada y se le negó un derecho en el último año, circunstancia que se agrava para las mujeres indígenas, ya que en este rubro el resultado fue de una de cada tres.

Entre los principales problemas que identificaron las personas con discapacidad están la falta de calles y transporte adecuado, con 31%; falta de oportunidad en el empleo, con 30%; y costos elevados en cuidados y tratamientos, con 21 por ciento.