Oficialmente se reconoce que en el 2009 se presentó en México la segunda peor sequía en 60 años, que el 2010 fue el año más lluvioso del que se tenga registro y que, en el 2011, 40% del territorio mexicano ha registrado el peor año de sequía en las últimas siete décadas.

Las cifras de la Sagarpa revelan que en el año agrícola del 2011 sumaron 2.7 millones las hectáreas siniestradas en siete de los principales cultivos, sobre todo en Sinaloa, Zacatecas y Guanajuato.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha corroborado la condición de sequía en diferentes grados en 1,213 municipios de México, lo que permitió aprobar la declaratoria de emergencia en 1,174 de éstos. A nivel de entidades, 19 de los 32 estados de la República sufren los efectos de la peor sequía en décadas, entre los que destacan Coahuila, Chihuahua, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas.

Este drama del campo mexicano involucra, además de los agroproductores, a las secretarías de Gobernación, Hacienda, a la Sagarpa, Semarnat, Conagua, y organismos como la Comisión Nacional Forestal, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, sin dejar de mencionar a las dependencias correspondientes en los estados.

México está al inicio de un ciclo de sequía que ocurre en promedio cada 14 años y dura de cuatro a seis semestres, indicó Carlos Escalante Sandoval, de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, de acuerdo con sus promedios estadísticos.

Es un fenómeno cíclico y se ha registrado en 1957, 1969, 1989 y 1997, puntualizó.

Primer Plano

DAR CLIC PARA VER INFOGRAFÍA