En las pantallas gigantes colocadas en el escenario, se proyectan imágenes de López Obrador, así como de los logotipos de los partidos Morena, del Trabajo (PT) y Encuentro Social.

Margarita, la Diosa de la Cumbia, por más de una hora deleitó y prendió los ánimos de los militantes y seguidores del candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, que aguardan su arribo al Estadio Azteca.

En un ambiente festivo, con cumbias y vallenatos, la cantante colombiana provocó que los asistentes que ya llenaron el Coloso de Santa Ursula, bailaran e hicieran la famosa ola en las tribunas.

En un gran escenario ubicado sobre el área grande donde está una las porterías y con un grupo de bailarines y músicos, Margarita interpretó La Pollera Colorada, Escándalo, Tequila y Corazón Partido, entre otras.

“Habrá mas sorpresas. Se quedan con su candidato”, dijo la cantante de origen colombiano antes de despedirse de un Azteca que se pintó de guinda y blanco en el cierre de campaña del candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”.

En las tribunas se organizaron olas, bailes, la víbora de la mar y otras coreografías improvisadas. Algunos simpatizantes de Morena, del PT y del PES lucen máscaras de cartón de con la cara de AMLO y otras del famoso Tigre suelto.

Antes abrió el evento la Banda Sinfónica de Tlaxiaco, conformada por niños oaxaqueños. Le siguió Susana Harp, candidata al Senado, con La Llorona.

Grupos de jaraneros, huastecos y jarochos combinan sus coplas y rimas con arengas en favor del tabasqueño.