Ante la probabilidad de un cambio de gobierno, es necesaria la continuidad de la reforma educativa, planteó el consejero del Instituto Nacional de Evaluación para la Educación (INEE), Gilberto Guevara Niebla.

“Ahora nadie puede asegurar la continuidad de la política, pero sería desastroso que regresáramos, sobre todo en esta reforma”, explicó a El Economista.

El consejero enfatizó que el INEE representa actualmente un contrapeso frente a la autoridad  educativa, ya que la Constitución lo faculta para evaluar a todo el sistema educativo, además de que este instituto autónomo es un modelo único en América Latina, “sería lamentable que lo desaparecieran o disminuirle sus facultades, pues nosotros lo que hacemos año con año es presentar cómo ha estado la educación, pero lo hacemos de manera independiente, a nosotros no nos dice la SEP qué escribir, lo que presentamos son datos, evidencias, resultados de evaluación”.

Guevara Niebla también expuso que es muy importante que se mantenga la evaluación de los docentes, “ya que es un elemento muy importante para asegurar que lo que cuente en el ingreso, las promociones, el reconocimiento de cada profesor, sea el mérito”.

abatir la DESIGUALDAD, con educación

Guevara Niebla destacó dos avances con la reforma educativa. El primero, enfocado a la formación de los maestros: cursos, capacitaciones y diplomados, donde, dijo, se han beneficiado 226,000 docentes.

Así como también la política de Escuela al Centro que busca que los planteles sean más autónomos, para que, por ejemplo, les llegue dinero en efectivo para operación.

Sin embargo, Guevara Niebla explicó que “el problema es que el sistema educativo está bajo control burocrático, pero, además, oprimido por una estructura sindical gigantesca de más de 1 millón de miembros aproximadamente, es un poder enorme y ese poder ha estado oprimiendo también al sistema educativo, a las escuelas y ha obstaculizado la participación de los padres en la vida interna de estos centros educativos”, lamentó el consejero del INEE.

Añadió que del “gasto operativo 90% se va en salarios para los trabajadores; entonces, queda muy poco dinero para operación”.

Al ser cuestionado sobre qué deficiencias se han detectado en la reforma educativa tras cinco años de implementación, aseguró que faltan aún muchas cosas y “hay fallas en varios capítulos, hay deficiencias en el gobierno del sistema educativo”.

“Gobernar este sistema educativo es muy difícil cuando se tienen 32 estados: una multitud; además tienes estados ricos como Nuevo León y estados pobres como Oaxaca y Chiapas (...) por lo que resulta muy difícil que el sistema educativo opere de manera unificada, flexible y atendiendo las necesidades de cada entidad”.

Agregó que el asegurar que los barrios pobres de la ciudad o que los estados pobres como Oaxaca reciban la mejor educación, es una forma de abatir la desigualdad social, pero “para que el mejor profesor se vaya a una zona rural a trabajar se necesita ofrecerle un buen salario, estímulos muy fuertes”, comentó Guevara Niebla, quien fuera subsecretario de Educación Básica en el sexenio de Carlos Salinas.

Señaló que se necesita una política educativa que se comprometa muy seriamente a combatir la injusticia, además de cambios en el Servicio Profesional Docente.

“Hay que mejorarlo en muchos aspectos, por ejemplo, el hecho de que la evaluación de desempeño sea una sola para todo el país, que sea estandarizada no es correcto, tendría que ser una evaluación con soporte en los estados”, explicó.

El consejero del INEE describió la educación de calidad como el principal recurso con el que cuenta el país para empezar a construir un mejor horizonte e indicó que ante la violencia que estamos viviendo, no sólo del narcotráfico, sino la que vemos todos los días, se trata de un problema educativo.

“Es un fracaso de la escuela, detrás de la violencia social hay un fracaso del sistema educativo, no educamos bien, ahí tenemos culpa los adultos”, mencionó.

“De ahí la importancia que tiene apostarle a la educación, reunir los mayores recursos y hacerla también un problema nacional. Se necesita un gran esfuerzo de movilización social a favor de la educación”, concluyó.

Por otro lado, la directora de investigación de la organización Mexicanos Primero, Jennifer  L. O’Donoghue, quien recientemente presentó el estudio “La escuela que queremos”, en donde se hace un balance de los avances y pendientes de la reforma educativa, afirmó que no se puede generalizar una buena o mala experiencia de los profesores a nivel nacional respecto de la política del Servicio Profesional Docente.

“Hay profesores que reconocen los posibles beneficios o algunos aciertos, pero critican que lamentablemente no ha llegado a muchos lugares por problemas de presupuesto”.

La investigadora coincidió en que “hay mucha variación entre los estados, hay entidades donde sí se está concretando la reforma, más que en otros”. además, hizo un llamado a que esta administración asegure el andamiaje necesario para seguir avanzando en lo que corresponde a la evaluación: “reconocer lo que sí funciona y hacerlo cada vez mejor; también reconocer lo que no ha funcionado o lo que ha tardado más y poner el enfoque o esfuerzo ahí”, declaró.

jocelyn.medina@eleconomista.mx