La recesión económica a escala mundial como consecuencia de la pandemia del Covid-19 tendrá un impacto no sólo en la generación económica de los países, también profundizará de manera importante los niveles de desigualdad y pobreza en la región.

De acuerdo con el segundo informe especial por el Covid-19 de la Cepal, la población más vulnerable en términos de ingreso y marginación aumentará como consecuencia de la crisis generalizada en el mercado laboral.

La expectativa considera un aumento de 4.4 puntos en la tasa de pobreza promedio para América Latina, que pasaría de 30.3% en 2019 a 34.7% en 2020. Esto implicaría el empuje de cerca de 28.7 millones de personas a la pobreza.

También se identifica un riesgo alto para la población en situación de pobreza extrema, que representa al 11.0% de los latinoamericanos y que en 2020 podría ascender a 13.5 por ciento. 

El impacto de la crisis que enfrenta el mundo, no sólo difiere entre países por su composición económica y las medidas de contención que adoptan; también afecta de manera distina a la población dentro de las economías. La Cepal identifica como grupos con mayor vulnerabilidad a las mujeres, los trabajadores informales, los pequeños negocios y la población de menores ingresos. 

Las brechas de desigualdad y los niveles de pobreza son una de las problemáticas más severas de la región, incluso previo a la llegada de la nueva cepa del virus Covid-19. Especialmente en países con niveles mayores a la media de la región. 

México es un ejemplo, la población con ingresos inferiores a la línea de pobreza por ingresos asciende a 49%, de acuerdo con cifras del Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social). Esto implica que la mitad de los mexicanos no pueden costear con sus ingresos la canasta básica. 

Y la brecha de desigualdad por ingresos es una de las más amplias de la región; las familias que conforman el decil X (los más ricos) ingresan hasta 18 veces más que las del decil I (los más pobres), de acuerdo con cifras del Inegi (Instituto Nacional de EStadística y Geografía).

La Cepal alertó que las economías en donde se agudizarán con mayor fuerza estas problemáticas son las que tienen altos niveles de empleo informal, menor cobertura de protección social, alta dependencia económica de los sectores más afectados (comercio, turismo, transporte, comunicaciones y servicios). 

También se incrementará la pobreza y desigualdad en los países donde una gran parte de los ingresos de los hogares proviene de las remesas

En México la vulnerabilidad es alta, de acuerdo con cifras del Inegi la población ocupada en la informalidad asciende a 56.2% de los trabajadores, y cerca del 55% no tiene ninguna prestación social y cerca del 65% del PIB total lo generan las actividades comerciales y de servicios. 

La Cepal proyectó una caída de 6.5% para el PIB de México durante el 2020, lo que implica que junto con Argentina y Ecuador, la economía nacional enfrentará la segunda contracción más profunda de la región, sólo por debajo de la contracción de 18% que enfrentará Venezuela.