La Secretaría de Gobernación publicó la Ley Federal de Justicia para Adolescentes, por la cual los jóvenes desde los 12 y hasta los 25 años de edad que cometan delitos o actos de crimen organizado, se les restringirá su libertad para que reciban un tratamiento especializado.

La nueva Ley, que entrará en vigor hasta el 27 de diciembre del 2014 debido a que se tienen que crear juzgados especializados, establece que la medida de internamiento en tiempo libre , que es la restricción de la libertad del menor de edad, quien permanecerá en un centro federal de internamiento el tiempo que se le imponga, no podrá ser inferior a un mes ni exceder de cuatro años.

La niña o niño menor de 12 años de edad, a quien se le atribuya un delito, quedará exento de toda responsabilidad y no se procederá penalmente contra aquellos que padezcan de algún trastorno mental que les impida comprender la trascendencia y las consecuencias del delito.

Para aquellas personas de los 12 a los 18 años (adolescentes) y de los 18 a los 25 años (adultos jóvenes) de edad se contempla un nuevo marco de justicia, establece la nueva norma publicada.

En esos dos casos, se crea un nuevo sistema de justicia para adolescentes que ponderará la libertad como un derecho fundamental y contempla el principio de presunción de inocencia; especialización en su procesamiento; reintegración social y familiar del adolescente.

Cualquier medida que implique una restricción a este derecho debe aplicarse de forma excepcional, como último recurso y durante el tiempo más breve que proceda, sólo en aquellos casos en que se trate de conductas consideradas como graves , aplica.

El sistema de justicia deberá conformarse en los próximos meses por ministerios públicos de la Federación para adolescentes; defensores públicos, jueces de distrito, jueces de distrito de ejecución de medidas para adolescentes, magistrados de circuito, la Dirección General de Ejecución de Medidas para Adolescentes y los directores de los centros federales de internamiento para adolescentes.

Por su situación especial, los adolescentes y adultos jóvenes deben tener un trato diferente al que reciben los adultos. Con ello, se garantizan tres puntos centrales: que sea ponderada y, a su vez, respetada la especial situación en la que se encuentran; que sea administrada a los menores una justicia imparcial y eficaz, y que exista eficiencia en las labores realizadas por los órganos y autoridades encargados de su atención y proceso , menciona la nueva Ley.

[email protected]