La Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral (INE) ordenó al presidente Andrés Manuel López Obrador apegarse a las limitaciones constitucionales a las que está sujeto y dejar de promocionar la revocación de mandato en conferencias de prensa y eventos públicos.

Los integrantes de la Comisión de Quejas y Denuncias del INE sesionaron para resolver sobre la solicitud de medidas cautelares solicitadas por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador, por la presunta utilización indebida de recursos públicos, derivado de las manifestaciones que hizo en el evento “Tres Años de Gobierno” el pasado 1° de diciembre, relacionadas con el proceso de revocación de mandato, con la finalidad de incidir en la preferencia ciudadana.

En dicho evento, el primer mandatario pidió a sus seguidores participar en el ejercicio de revocación de mandato, pues dijo que ahí se definirá la fuerza con la que cuenta su movimiento.

Bajo la figura de tutela preventiva, el PRD solicitó al INE hacer un llamado al Ejecutivo federal para apegarse a las limitaciones constitucionales a que está sujeto y dejar de promocionar el ejercicio en sus presentaciones públicas.

En sesión virtual, la Comisión determinó procedente la solicitud, al estimar, desde una perspectiva preliminar y en apariencia del buen derecho, que el titular del Ejecutivo federal realizó promoción indebida del proceso de revocación de mandato que, posiblemente se lleve a cabo el próximo año, al invitar expresamente a la ciudadanía a participar, contraviniendo con ello la normativa constitucional y legal, y los principios de imparcialidad y neutralidad, así como al deber de cuidado para no influir de manera indebida en dicho proceso.

La comisión destacó que no se trata de hechos aislados, pues no es la primera vez que el presidente de la República emite expresiones relacionadas con el proceso de revocación de mandato, “que son aparentemente ilícitas”, pues el pasado 8 de noviembre de 2021 la Comisión emitió un llamado al Ejecutivo federal y a servidores públicos en general para que ajustaran su concenido a fin de no infringir la norma electoral, derivado de las expresiones realizadas en las conferencias de prensa matutinas del 3 y 5 de noviembre pasados, en las que el presidente de la República aprovechó espacios de comunicación pública y oficial para pronunciarse en torno a la revocación de mandato y promover su participación ciudadana.

Por lo anterior, los integrantes de la Comisión del INE concluyeron que tienen una base cierta y objetiva para considerar la inminente continuación o repetición de este tipo de actos en días posteriores a la emisión de esta medida cautelar; lo que podría ser delicado y grave, si se toma en cuenta que actualmente se está en la fase de recolección de firmas para de dicho proceso.

Por lo tanto, la comisión ordenó al presidente de la República que, desde que sea notificado sobre la procedencia de la medida cautelar y, hasta concluida la jornada de consulta de revocación, en caso de realizarse; se abstenga de efectuar manifestaciones, emitir comentarios, opiniones, o señalamientos sobre este proceso de participación ciudadana.

También se ordenó a la Consejería Jurídica; a la Coordinación de Comunicación Social y Vocería; al Centro de Producción de Programas Informativos y Especiales (CEPROPIE), y a cualquier otra persona servidora pública que participe dentro de cualquier formato informativo oficial, se abstengan de presentar, difundir, publicar y poner a disposición de la señal satelital, según correspondan a sus funciones, cualquier promoción al proceso de revocación de mandato, así como de aquellas que vulneren los principios constitucionales de imparcialidad y neutralidad, en cualquier espacio o medio de comunicación.

El proyecto fue aprobado por unanimidad de votos de la consejera Claudia Zavala y del consejero Ciro Murayama, así como de la consejera Adriana Favela, presidenta de la Comisión de Quejas y Denuncias.

jorge.monroy@eleconomista.mx