Luego del recorte presupuestal de 4,913 millones de pesos que le asestó la Cámara de Diputados para el 2022, la Comisión Temporal de Presupuesto del Instituto Nacional Electoral (INE) realizó un ajuste a su presupuesto del próximo año, sin lograr poder subsanar ese faltante de recursos.

El ajuste será presentado al pleno del Consejo General del INE para su eventual aprobación, con miras a generar economías a fin de que la autoridad electoral nacional pueda cumplir con sus compromisos del 2022, como las elecciones en seis entidades y la organización de la eventual revocación de mandato presidencial.

El INE ratificó su compromiso de realizar la consulta de revocación de mandato presidencial, por ello el ajuste, aunque advirtió que pese a las economías, no se tienen los recursos necesarios para organizarla.

El proyecto de ajuste realizó economías en el presupuesto base de 150.70 millones de pesos; en la Cartera Institucional de Proyectos por 294.70 millones y se eliminaron 1,913 millones para una eventual consulta popular el próximo año. Para la revocación de mandato, aun sumando las reducciones de 445.4 millones de pesos, más 830.5 millones que sí fueron asignados por la Cámara de Diputados, da un total de 1,275.9 millones de pesos, por lo que al INE le faltarían recursos por un monto de 2,554 millones de pesos para llegar a los 3,830.45 millones de pesos que se requieren para la revocación de mandato.

El presidente de la Comisión, Jaime Rivera Velázquez, explicó que con dicho recorte “el Instituto se ha dado a la tarea de revisar los proyectos institucionales susceptibles de modificación y algunos otros rubros en los que pudiera haber una disminución de costos a fin de aproximarse, en lo posible, a las necesidades de esos gastos adicionales que deberá enfrentar en 2022, en el caso de que se cumplan todos los requisitos para la realización de una Revocación de Mandato”.

Agregó que el pasado 30 de noviembre concluyó el plazo para solicitar una consulta popular y ya se sabe con certeza que no habrá un ejercicio de esta naturaleza, por lo que se eliminan estos recursos que habían sido solicitados de manera precautoria en caso de que se llevara a cabo.

Rivera Velázquez ratificó el compromiso del INE por realizar la Revocación de Mandato: “el INE quiere cumplir con este ejercicio de participación ciudadana si se cumplen los requisitos y por ello ha hecho este esfuerzo de ajuste presupuestal para liberar recursos que podrían destinarse a este objetivo”.

Sin embargo, resaltó que al INE aún le faltaría para la revocación de mandato un presupuesto de 2,554 millones de pesos, ya que aún con ajustes que se proponen, “no son suficientes para cubrir el déficit causado por el recorte en lo que se refiere a la Revocación de Mandato, pero se ha hecho un esfuerzo de ajuste y de disminuciones para acercarnos un poco al monto necesario para la realización de este ejercicio de participación ciudadana con todas las garantías de imparcialidad y confiabilidad”.

El consejero Ciro Murayama señaló que pese a que no se realizará ninguna consulta popular el próximo año y se elimina esa presión de gasto, “la revocación de mandato sigue costando 3,830 millones de pesos”.

Es decir, explicó, del total que cuesta la revocación de mandato, hoy el INE tiene un tercio, sólo tiene uno de cada tres pesos que necesita, “lo que estamos viendo es que la decisión de la Cámara nos colocó en una imposibilidad presupuestal. En una dificultad que el Consejo General tendrá que enfrentar”.

kg