Política

Lectura 1:00 min

Gobierno federal cayó en la estrategia del crimen organizado

Avatar de Verónica Macías / El Economista

Por Verónica Macías / El Economista

Hipólito Mora advierte que son los ciudadanos los que se levantaron en armas en Michoacán porque ya estaban hartos de la extorsión del crimen organizado.

El recrudecimiento de la violencia en la zona de Tierra Caliente, Michoacán, fue parte de la estrategia de los grupos criminales que ahí operan, ello, para generar caos y que el gobierno federal detuviera la expansión de las autodefensas, quienes han acorralado a Los Caballeros Templarios, dice Hipólito Mora.

Mora es uno de los principales líderes de los grupos de autodefensa, que surgieron en febrero del año pasado, lamenta que el gobierno federal pretenda desarmarlos, como lo anunció ayer durante firma de Acuerdo para el Apoyo Federal a la Seguridad de Michoacán, ya que ahora tienen replegados a los criminales que por años sometieron a los pobladores.

El líder de La Ruana, afirma en entrevista que ellos no se niegan a retirarse, sin embargo, pide que primero sean detenidos los criminales, quienes han extorsionado, secuestrado y realizado actos en contra de la población.

Lo que estamos viviendo en Michoacán, en la región de Tierra Caliente, es por la falta de empleo y las extorsiones de los criminales. Esto ya explotó, es una bomba. Escuché la reunión del gabinete con el gobernador, qué bueno que el gobierno se ponga a trabajar.

Que vengan al estado a querer desarmarnos no lo voy a celebrar, porque todavía no se termina la organización de Los Caballeros Templarios, todavía está aquí en Michoacán. El gobierno debe primero capturarlos, ponerlos en su lugar y nosotros con gusto nos regresamos a nuestras casas y nuestros trabajos.

Soy de los que sostiene lo que hablo, sí, lo repito y lo sostengo. Están perdidos y por eso están haciendo eso, quemando tiendas, autobuses, camiones, porque ellos querían que el gobierno tuviera esta reacción para que nos parara a nosotros. La orden (de Los Templarios) era: vayan y quemen, destruyan todo lo que puedan para que el gobierno venga y pare a las autodefensas.

Eso fue, yo lo dije. Los Templarios querían llamar la atención del gobierno y lo lograron, lo que está pasando es vergonzoso y el gobierno va a actuar, y lo primero que van a hacer es desarmarnos a nosotros. El gobierno debe terminar primero con ellos (los criminales) y ya nosotros nos retiramos sin problemas, nos retiramos con gusto.

No, son los ciudadanos, créame que son los ciudadanos quienes se están levantando en armas. Eso está pasando en todo Michoacán, no solo el La Ruana, que fue donde nació todo. Son los ciudadanos, quienes están cansados de la extorsión.

A los aguacateros les cobraban 2,000 pesos por hectárea. Aquí (en La Ruana) la tortilla valía 11 o 12 pesos, la subieron (Los Templarios) a 16; la carne costaba 80 pesos (el kilo) y la subieron a 95, no pudimos aguantar ya.

Ya casi cerramos la pinza y vamos a tratar de seguir hacia adelante hasta donde sea posible

Yo no he visto nada, yo no puedo decir que esté vinculado con algún cártel o con algún narcotraficante. Sí he visto noticias en donde lo están acusando de todo eso, pero eso le corresponde investigar a la autoridad. Él ha luchado mucho por su pueblo y ayudó a otros pueblos, está peleando con coraje, porque a él lo lastimaron, le mataron a algunos familiares.

Cuando nació el movimiento, el 24 de febrero (del 2013) a los pocos días él (El Americano) se acercó a nosotros, aquí estuvo un mes o dos (en La Ruana), después se pasó a Buenavista y ha seguido luchando, más que yo en la lucha, porque está joven y yo ya tengo mis añitos. Tiene más energía que yo. Nunca he discutido fuerte con él, nada de eso. A veces hay algunos puntos de vista muy diferentes, pero una discusión fuerte nunca hemos tenido.

No sé a qué secuestro se refiera , responde secamente.

Está bien, que se acerque acá, que se meta al infierno, a ver si no le toca salir con los pantalones prendidos (quemados) y diga que no pasa nada.

Ríe y asegura que mantiene el humor en medio de la violencia.

veronica.macias@eleconomista.mx

Conéctate con nosotros.

Recibe nuestro newsletter diario con los contenidos destacados.

Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad.