El Partido Acción Nacional (PAN) arriba a su 80 aniversario con la necesidad de asegurar una bancada en el Congreso lo suficientemente fuerte como para funcionar efectivamente como contrapeso al poder político del presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido, considera la senadora Kenia López Rabadán.

En entrevista, dice tener claro lo que la ciudadanía rechaza: lo que los mexicanos no requieren es una mayoría bastante sorda y subordinada al Ejecutivo.

Al pedirle una reflexión sobre el 80 aniversario de Acción Nacional, que se conmemorará el 16 de septiembre, rechaza que ese partido esté en una situación de crisis y subraya que una de sus mayores fortalezas es la congruencia.

Nosotros hemos dicho históricamente, justamente a propósito de los 80 años que lo que venimos a cambiar en México hace 80 años como ahora son los regímenes autoritarios.

¿En este sentido considera que Acción Nacional está haciendo lo necesario?

—Me parece que hoy el PAN está de cara a la ciudadanía diciéndoles que estamos trabajando mujeres y hombres de manera conjunta para que en esta elección del 2021 tengan una mejor opción y tengan mejores resultados.

Lo que la gente necesita es que el PAN logre tener una bancada suficientemente fuerte para que no pase lo que está pasando en este momento, que simplemente ver que hay leyes inentendibles que violentan la constitución, que están terminando en la Corte porque la mayoría no lo está haciendo bien. 

Nuestro reto es aumentar el número de diputados en 2021 para que haya contrapesos reales en las Cámaras y se puedan detener una gran cantidad de temas irracionales y que van en contra de los mexicanos desde el ámbito legislativo y así, bueno, que haya contrapesos en este país.

¿Considera que sólo unidos los partidos pueden llegar a ser un contrapeso?

—Cada partido tendrá la obligación de hacer su propio trabajo, de presentar sus mejores propuestas y de buscar los mayores espacios de curules en 2021. 

Cada partido tiene una gran responsabilidad, ojalá y el partido oficial presente cuadros mucho más preparados, y ojalá y los partidos de oposición hagamos un trabajo eficiente que permita que tengamos muchos más espacios en la Cámara y esto beneficiara a los partidos, pero sobre todo beneficiara a los ciudadanos. 

Lo que los mexicanos no requieren es una mayoría bastante sorda y subordinada al Ejecutivo; lo que hoy los mexicanos requieren son deliberaciones inteligentes para que se tomen buenas decisiones en el país que para eso es justamente el Poder Legislativo, para que se analice y en su caso se resuelva para generar mejores leyes, no leyes que violenten los derechos de las personas o leyes que terminen generando retrocesos en lugar de avances.

Yendo un poco más al núcleo del partido ¿cómo es la crisis interna y la crisis en relación a los partidos como oposición?

—Yo diría que en el PAN no hay una crisis, al contrario, hoy en el PAN hemos entendido que por el bien de México habremos todos de organizarnos, de trabajar y de tener un hilo conductor, un fin común entre los panistas que es ser una oposición real, responsable y ser una opción real para el 2021 porque hoy la gente lo necesita. Creo que en términos reales la oposición hacia afuera tampoco está dividida, claro que ha habido instrumentos a los que se han accedido solamente porque la oposición se ha podido cohesionar, uno de ellos por supuesto son las acciones de inconstitucionalidad, son los instrumentos que se han presentado en la Suprema Corte de Justicia que no se lograrían si no es con la conjunción de diversos partidos políticos.

¿Cuáles considerarías que son las principales fortalezas y debilidades de Acción Nacional como oposición?

—Una de las mayores fortalezas del PAN es la congruencia. Nosotros hemos dicho históricamente, justamente a propósito de los 80 años que lo que venimos a cambiar en México hace 80 años como ahora son los regímenes autoritarios. En aquel momento luchábamos contra un PRI que terminaba siendo una forma muy lamentable de gobierno. 

 

Hoy eso ha cambiado de nombre, hoy se llama Morena y justamente nosotros seguimos siendo congruentes y creemos que ese tipo de gobiernos como el que hoy tenemos no resuelven nada. Hoy lo vivimos, está lógica de perdonar o de tener la ley a conveniencia del presidente de la República y de defender a Bartlett aunque tenga “N” cantidad de casas, se te justifica, pero si tienes otro apellido, entonces se te enjuicia o si eres un delincuente te genera una amnistía, pero si eres un empresario se te modifica una ley para que tengas un artículo y puedas entrar a prisión oficiosa. Eso son los gobiernos contra los que el PAN ha luchado y que seguiremos luchando.

¿En esa lucha, en qué media el perfil del PAN representó cambios significativos respecto al perfil de la política mexicana?

La forma de entendimiento del gobierno cuando el PAN tomó decisiones cambio radicalmente se descentralizó; hubo estados más fuertes, municipios más fuertes y la posibilidad real de que hubiera contrapesos. 

Hoy desafortunadamente estamos viviendo lo contrario, hay una centralización del poder, una centralización de las tomas de decisiones, hay una centralización de los recursos.

Hoy cada vez más pareciera que quieren ahogar a los estados y a los municipios porque tienen esta obsesión de concentración del poder. Están pensando más desde el Zócalo y no desde los 2,400 municipios de este país.

¿Cuál es el proyecto actual del PAN como partido?

—Fortalecernos como un partido de oposición, ser una oposición responsable, ser un partido que sea la opción de los ciudadanos en este 2021 y entender que estamos llamados por esta lamentable etapa de centralismo y de autoritarismo; estamos llamados a ser un partido que sea una opción para esos millones de mexicanos que están viendo vulnerados sus derechos y cada vez más deteriorada su economía.

¿Qué suma el PAN para la ciudadanía como opción política a 80 años de su fundación?

—Suma principios, suma valores, suma estrategias, suma la posibilidad real de haber tenido buenos gobiernos, pero sobre todo suma la certeza de que a través del PAN en donde la democracia se consolida. El PAN justamente suma la posibilidad de que haya división de poderes, de que haya contrapesos, de que haya opiniones plurales, de que haya más diversidad de pensamientos y eso es una gran suma para como están las cosas, es algo que México necesita y que necesitan todas las democracias en este país.