La directora general del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), María del Carmen Pozo de la Tijera, informó que desde que se conoció la posibilidad de que el Congreso desapareciera el fideicomiso que opera esa institución, resultó afectado ya un proyecto para el uso de una plataforma internacional.

Subrayó que lo preocupante es que esa institución, como prácticamente todas las demás que actualmente operan fideicomisos, tienen compromisos económicos que tienen programados enfrentar con recursos de ese instrumento y ahora están en la incertidumbre de cómo van a cumplir.

De acuerdo con la directora, Ecosur tiene proyectos de ese tipo con instituciones de Finlandia, Canadá y el Reino Unido de la Gran Bretaña, quienes ya están preguntando qué va a pasar con sus compromisos, sobre todo porque algunos se utilizan para movilizar estudiantes que se verán afectados de manera directa.

Lo delicado es que hoy está en riesgo la generación de muchas patentes que se generan en esos centros de investigación”, afirmó.

El fideicomiso de Ecosur se fundó en 2013 y en siete años ha apoyado 102 proyectos relacionados con temas de salud como tuberculosis, cáncer cervicouterino en zonas marginadas de Chiapas, chikungunya, dengue y probables vectores del ébola, que han contribuido al desarrollo de la infraestructura institucional y en su mantenimiento y que no le han costado al erario.

La directora destacó que el contar con el fideicomiso le ha permitido a esa institución comprar equipo, contratar personal para determinadas carreras y que no se tiene en nómina, otorgamiento de becas de estudiantes de zonas de alta marginación y responder a casos de emergencia como pérdida de equipo de cómputo o infraestructura ocasionada por apagones de luz, inundaciones y huracanes. “Acciones como esa ahora están en riesgo”, indicó.

Con el objeto de ilustrar esa situación expuso que para comprar un equipo de cómputo deben presentar un proyecto de inversión ante el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), quien lo evalúa. Una vez ocurrido eso debe presentarse a la Secretaría de Hacienda y Crédito Púbico. Ese proceso puede llevarse hasta dos años, lo cual evidentemente afecta las investigaciones.

En 2019 Ecosur publicó 440 artículos y libros de distribución pública; se graduaron 1,450 educandos con estudios de posgrado, sin contar los estudiantes de licenciatura.

Pozo de la Tijera mencionó que, no obstante que han cumplido con todo lo que la autoridad les ha solicitado para justificar la permanencia de los fideicomisos, no se entendió la importancia de su trabajo y las afectaciones que tendrá no contar con esos instrumentos que permiten mantener la investigación que realizan.

diego.badillo@eleconomista.mx