Estados Unidos y México analizarán y precisarán en los próximos días los detalles para la próxima reapertura de actividades en la extensa frontera común, cuyas actividades han estado restringidas desde el año pasado por la pandemia del coronavirus.

Está previsto que el miércoles el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, anuncie formalmente que su país levantará a inicios de noviembre las limitaciones fronterizas terrestres con Canadá y México para ciudadanos extranjeros completamente vacunados.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, y el canciller, Marcelo Ebrard, dijeron este miércoles que habían sido notificados por autoridades de la administración de Joe Biden sobre el tema, días después de que funcionarios de ambos países se reunieron en Ciudad de México la semana pasada.

"Me confirmó el secretario Mayorkas ayer por la noche que a partir de los primeros días de noviembre -ellos van a determinar la fecha exacta, la daremos a conocer en cuanto la conozcamos-, pero es iniciando noviembre, ya muy cerca, se van a reanudar las actividades", dijo el canciller.

Se van a permitir los viajes terrestres y aéreos a Estados Unidos para las personas que están vacunadas. La base de la movilidad global va a ser la vacunación", agregó Ebrard.

El funcionario dijo que Estados Unidos aceptará todas las vacunas contra el Covid-19 aprobadas por la Organización Mundial de la Salud, aunque luego el presidente López Obrador anunció que solicitará al organismo multilateral que apruebe las inyecciones contra el Covid-19 de todas las farmacéuticas que hayan funcionado.

"Vamos a pedirle a la Organización Mundial de la Salud que termine de dar los certificados a las farmacéuticas de todo el mundo que han entregado vacunas que han demostrado su eficacia y no han generado ningún problema de salud", afirmó AMLO desde Palacio Nacional.

"Que ya la Organización Mundial de la Salud se apure, lleva mucho tiempo (...) tiene que actuar con rectitud, sin tendencias políticas o ideológicas, con apego a la ciencia", agregó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha autorizado hasta el momento para uso de emergencia las vacunas contra el Covid-19 de Pfizer-BioNTech, AstraZeneca-Oxford, Janssen, Moderna, Sinopharm y Sinovac. Y sigue estudiando las vacunas Sputnik V y Cansino, de mayor uso en la campaña de vacunación en México.

Las vacunas de Sputnik V y CanSino no cuentan con la aprobación de la OMS para su uso de emergencia. El gobierno mexicano planea inocular al 37% de sus 126 millones de habitantes con dosis de CanSino y Sputnik V.

Para poder reabrir completamente la franja fronteriza, que hasta el momento se había mantenido abierta sólo para actividades esenciales, como el comercio, México aplicó en los municipios limítrofes inyecciones de las farmacéuticas Janssen, de Johnson & Johnson, y Pfizer.

El levantamiento pondrá fin a las restricciones que han impedido viajes no esenciales desde marzo del 2020 por la pandemia. Los visitantes no vacunados aún tendrán prohibido ingresar a Estados Unidos desde Canadá o México en las fronteras terrestres.

Las reglas cubrirán las fronteras terrestres y los cruces de transbordadores y permitirán que los extranjeros completamente vacunados ingresen a Estados Unidos sin importar el  motivo del viaje a partir de principios de noviembre.

Desde hace meses México y Canadá han presionado a Estados Unidos para que alivie las restricciones de viaje que han separado a familias y han reducido los viajes de placer desde el inicio de la pandemia.

El cierre de la frontera de 3,169 kilómetros asestó un golpe a las empresas de ambos países. Solo en los condados fronterizos de Texas, la reducción de compradores y visitantes mexicanos causó alrededor de 4,900 millones de dólares en pérdidas al PIB en 2020, según un informe del Instituto Baker. Más de 950,000 personas ingresan a Estados Unidos desde México a pie o en automóviles en un día típico, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de 2019.