La procuraduría General de la República y la Secretaría de Marina detuvieron a uno de los principales operadores del cártel de Jalisco Nueva Generación, Omar Espejo Flores.

Espejo es señalado por participar en la desaparición de dos elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República (PGR), en noviembre del año pasado, quienes desde esa fecha permanecen desaparecidos.

En conferencia de prensa, el jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Tomás Zerón, precisó que Omar Espejo Flores, conocido también como El Toro, fue detenido el 18 de diciembre en Zapopan, Jalisco, a bordo de un vehículo sedán de lujo.

El Toro fue enviado al penal federal El Rincón, en Tepic, Nayarit, acusado por los delitos de delincuencia organizada y privación ilegal de la libertad en su modalidad de secuestro. Su fotografía ha sido difundida para que la ciudadanía lo identifique.

El funcionario federal indicó que Omar Espejo Flores es integrante del grupo criminal que predomina en los municipios de La Barca, Briseña y Ocotlán en Jalisco, así como en Vista Hermosa, en Michoacán.

Puntualizó que El Toro contaba con orden de aprehensión derivada de la desaparición de los agentes René Rojas Marquéz y Gabriel Quijada Santiago, el 3 de noviembre del 2013 en Vista Hermosa, Michoacán, a manos de policías municipales quienes los entregaron a la delincuencia organizada.

En aquel momento fueron detenidos casi todos los elementos de la policía municipal de Vista Hermosa vinculados con estos hechos, quienes hoy se encuentran recluidos en dos penales federales, enfrentando cargos de delincuencia organizada y privación ilegal de la libertad.

El jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República informó que El Toro coordinaba halcones y sicarios en los municipios de ambas entidades. A su vez, se dedicaba al robo de hidrocarburos, secuestro, cobro de piso y trasiego de drogas.

[email protected]