Una fuerza combinada de la Secretaría de la Defensa Nacional, PGR, Policía Federal y Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, a través de una operación “espejo” en el estado de Nuevo León y la capital del país, capturó a Uriel Isaac “N”, el Cochi, quien es señalado como el sucesor al mando del cártel de Tláhuac, esto tras ser abatido el año pasado por elementos de infantería de Marina Armada de México, Felipe de Jesús Pérez Luna, el Ojos.

La Sedena informó que el Cochi era el responsable de la entrega de drogas para ser distribuidas en varios puntos del oriente de la Ciudad de México y que desde el año pasado se le seguían los pasos, hasta que se logró su ubicación tras obtener informes de su paradero al cruzar información con la Subprocuraduría Especializada de Delitos Federales de la PGR y la División de Investigación de la Policía Federal.

El Ejército reportó que después de autentificar la información, la PGR solicitó las respectivas órdenes de cateo, por lo que se implementó el despliegue federal conjunto en inmuebles localizados en el estado de Nuevo León y la Ciudad de México, lo que arrojó la detención de Uriel Isaac “N”, Rubén “N” y Rubén “N2”, los dos últimos, supuestos cómplices, quienes fueron puestos a disposición de la PGR.

Inteligencia militar reportó que el Cochi, ante el cerco de las autoridades federales en la capital, decidió asentar su liderazgo desde Monterrey, Nuevo León; lugar donde operaba la compra en mayoreo de drogas  para luego destinarla al narcomenudeo, mientras sus dos cómplices operaban en la Ciudad de México desde las delegaciones Venustiano Carranza e Iztacalco, donde fueron asegurados.

Al Cochi, tras ser detenido por elementos de la Sedena, Policía Federal y PGR se le encontró en posesión de medio kilo de la droga sintética conocida como cristal.

Mientras tanto a Rubén “N” y Rubén “N2”, supuestos operadores en las demarcaciones de Venustiano Carranza e Iztacalco, se les encontró en posesión de 12 armas de fuego, 1 kilo de cocaína y dinero en efectivo.

Por su parte, el comisionado nacional de seguridad, Renato Sales Heredia, indicó que los inmuebles cateados, tanto en Nuevo León, como en la Ciudad de México, se encuentran asegurados por elementos castrenses, así como de la Policía Federal.