En el plano económico, Baja California es un estado a seguir en la gestión de políticas públicas para enfrentar la difícil situación económica que llegó aparejada a la pandemia del Covid-19, debido a que los factores que influyen en la generación de riqueza y las condiciones en que la emergencia sanitaria tomó a esa entidad, se observan de manera elocuente.

Para José Luis Contreras, expresidente del Colegio de Economistas de Baja California la contracción económica y el riesgo de crisis, así como la llegada de la pandemia, era un asunto anunciado y no se prepararon las acciones para enfrentarla.

El tamaño del golpe económico que recibirá Baja California será en función del tamaño del golpe a la economía internacional, particularmente en Estados Unidos y concretamente la de California, por el nivel de integración que hay. Además del tipo de medidas que se implementen para remontar la situación.

En entrevista el reconocido economista dijo que los primeros efectos de la pandemia se observan en el empleo. En esa entidad hay una Población Económicamente Activa integrada por alrededor de un millón 760,000 personas. Al momento de que inició la pandemia se estimaba que había 40,000 desempleadas, es decir 2.3 por ciento. Contreras dijo que si se tuviera una economía estatal en crecimiento esa situación sería manejable, pero no es el caso, pues lo que se espera es que el desempleo aumente considerablemente.

El primer sector económico que resintió los efectos negativos de la pandemia fue el de los servicios, lo cual afectó principalmente a Tijuana, que representa alrededor del 50% de la economía estatal y cuya actividad económica se concentra precisamente en ese sector. Tan sólo las ventas de los restaurantes se desplomaron 90 por ciento.

De los 245,000 empleos que genera la industria restaurantera en la entidad, más de 20,000 (8.2%) ya están desempleados.

Si a ellos se suma la población informal, que son alrededor de 30,000 personas que en estos momentos no tienen ingresos, más los 40,000 desempleados que había ya cuando llegó la pandemia, son alrededor de 90,000 desempleado. Eso quiere decir que el desempleo subirá 2.8 puntos porcentuales y llegará a 5.1% durante la emergencia.

A ello habrá que sumarles el desempleo motivado por los cierres parciales de la industria maquiladora, donde se concentra 40 por ciento.

Además, si se contrae la economía de California podrían perder su empleo parte de los bajacalifornianos que todos los días cruzan la frontera para ir a trabajar a Estados Unidos, como ocurrió en 2009.

En Baja California vamos a tener un ejército de desempleados arriba de las 100,000 personas y provocará un efecto negativo en la economía, indicó el especialista.

Desde su perspectiva, lo grave del asunto es que, si no se pone remedio "vamos a entrar al círculo vicioso del empobrecimiento". Por ello, consideró urgente se pongan en marcha políticas contracíclicas para propiciar la reactivación de la economía tanto a escala estatal como federal.

[email protected]