México ocupa el cuarto lugar en asesinatos de defensores de derechos humanos a nivel mundial, con 24 casos; 68% de éstos fue en contra de defensores y defensoras del medio ambiente y el territorio, según muestra el informe mundial de Front Line Defenders (FLD) sobre los riesgos y desafíos de los defensores de DH.

Durante la presentación del Análisis Global 2019, Sandra Patargo, coordinadora de protección regional de FLD, explicó que el año anterior se registró el asesinato de 304 defensores en 31 países.

Reportó que 60% de estos asesinatos se cometió con un arma de fuego, mientras que 20% de los casos fue contra mujeres y en 75% de los crímenes, hubo ataques previos contra las y los defensores, sus compañeros y otras personas defensoras en su ámbito de trabajo. El país en donde ocurrieron más asesinatos fue Colombia, con 106, seguido de Filipinas (43), Honduras (31), México (24) y Brasil (23).

Patargo enfatizó que las amenazas y los ataques contra las defensoras de los DH adquieren dimensiones específicas relacionadas con su género y, a menudo, entrañan amenazas y violencia de carácter sexual. Las mujeres son castigadas por su labor pública mediante ataques a su vida privada y cuestionamientos a su papel como madres, esposas y compañeras. Este informe destaca la compleja naturaleza de las amenazas e intimidaciones contra las defensoras.

Asimismo, la coordinadora de FLD advirtió que la impunidad en los homicidios se mantiene, y persiste un alto nivel de criminalización de los defensores ambientales, quienes se ven expuestos a agresiones físicas, actos de intimidación legal y amenazas, incluso desapariciones forzadas, en particular las mujeres, los indígenas y los colectivos de diversidad sexual.

Sandra Patargo expuso que las cifras del 2019 sobre el número de homicidios contra defensores de DH pueden aumentar, porque aún documentan algunos casos. Mientas que en lo que va del 2020 ya han registrado tres asesinatos.

Por su parte, Jesús Peña, representante adjunto de la Oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, reconoció el trabajo fundamental de los activistas y periodistas en nuestro país,  porque gracias a ellos se han logrado avances fundamentales en la protección de los derechos humanos.

Sin embargo, ante el papel fundamental de los defensores en el desarrollo social de México, indicó, son blanco de amenazas y ataques, por lo que llamó a las autoridades mexicanas a fortalecer su sistema de procuración de justicia y modificar las disposiciones legales que facilitan el acoso en contra de los activistas.

[email protected]