El exalcalde de Acapulco, Luis Walton, acusó a su sucesor, el perredista Evodio Velázquez, de irresponsable y mentiroso por no certificar a sus policías municipales, posiblemente infiltrados por la delincuencia. Destacó que durante su gobierno los homicidios se redujeron 45%, debido a que, a diferencia de su sucesor, acuarteló a los policías que no pasaron los exámenes de control y confianza.

El lunes, Evodio Velázquez afirmó que debía ser Walton quien responda sobre la acusación de que la policía acapulqueña opera para el crimen organizado.

Entrevistado por El Economista, Walton le respondió: es un presidente municipal irresponsable y mentiroso. De esa manera lo calificaría yo, él sabe que los policías que están certificados no los certificó él, los verificamos en la administración de nosotros. Lo que debe hacer es liquidar a los que no aprobaron y mandar a verificar a los nuevos. Mientras él no haga eso, no cumple con la ley .

Afirmó que durante su gestión no tuvo ningún trato ni ningún dialogo con la delincuencia . Respaldó la declaración de su exsecretario de Seguridad Pública, Alfredo Álvarez Valenzuela, quien declaró que la policía del puerto no es parte de la delincuencia, sino que en sí es la delincuencia organizada.

Refirió de los 1,500 policías que había en su gobierno (2012-2015), 487 pasaron los exámenes de control y confianza; 487 fueron liquidados por no acreditarlos y 610 que tampoco aprobaron fueron acuartelados. Sin embargo, aseguró que a la llegada de Velázquez, fueron reinstalados con armas.

¿Qué ha pasado con ellos? No los han dado de baja; no se han mandado a certificar. Están en las calles armados sin certificación. No todos son malos, pero tienen que certificarlos , refirió.

¿Está infiltrada la policía de Acapulco?

Nosotros mandamos a certificar la policía municipal, lo que es una obligación. Mandamos 1,500 policías, de los cuales pasaron 487... liquidamos a 403 que no pasaron la certificación.

Posteriormente a eso, fue una situación difícil. Hubo un primer paro de la policía, en donde exigía que se les diera seguridad social, querían ganar igual y tener seguro igual que los policías del estado, y se les concedió todo.

Y al final, no firmaron, sólo decían que querían la salida de (Alfredo Álvarez) Valenzuela. A consecuencia de eso, vino el paro que duró 11 meses. ¿Qué hicimos? Yo hablé con el gobernador del estado, se le pidió a la Sedena, Marina, PGR, Gendarmería y Policía Federal que nos dieran el auxilio. Efectivamente, Acapulco nunca quedó sin protección y se desarmó a toda la policía. Se les retiraron las armas, las patrullas y ya no salieron a la calle.

Y cuando los policías municipales ya no salieron a la calle, bajaron 45% los homicidios en Acapulco. En el 2014 tuvimos 687 ejecutados, aproximadamente, y al siguiente año tuvimos 407.

Cuando estaba la policía acuartelada la policía en esa época, bajó 45% la delincuencia en Acapulco.

¿Fue presionado para que renunciara Alfredo Álvarez Valenzuela a su cargo ?

Alfredo Álvarez fue un secretario que yo tuve, que dio buenos resultados. Hubo mucha presión hasta que se fue. Se tuvo la necesidad de que saliera de secretario.

¿Amenazas?

En su momento hubo. En su momento tuvo varios diálogos conmigo y sí lo amenazaron. Sí, es cierto. Él me los expuso en su momento.

¿Y a usted?

En su momento también hubo algunas , pero seguimos trabajando y todo salió bien.

¿Cuál fue su experiencia con la delincuencia?

Yo nunca tuve ningún trato, ni diálogo con la delincuencia organizada. Pero eso no me aparta de la realidad que se está viviendo en el municipio y en el estado.

¿Y cuál es la situación de la policía de Acapulco?

Hace } años perdimos el turismo internacional. Si se va a Zihuatanejo, se ven aerolíneas internacionales. En Cancún no se diga y en Acapulco no hay nadie. Necesitamos arreglar la casa. La gente no va a Irak o Afganistán de vacaciones. Van a lugares seguros de vacaciones (...) Debemos analizar y decirnos: ¿dónde nos perdimos en Acapulco?