El próximo miércoles 2 de junio, concluyen las campañas electorales para renovar la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, 30 congresos locales y 1,923 presidencias municipales. Sin embargo, 34 fueron obligadas a concluir de súbito, cuando callaron a balazos a igual número de candidatos.

Hasta el 27 de mayo pasado, habían sido denunciadas más de 250 amenazas, alrededor de 40 secuestros y 50 agresiones en actos de campaña, entre ellos, los protagonizados por grupos de choque que impidieron que se llevaran a cabo actos para solicitar el voto a los ciudadanos. 

Eso, sin contar los diversos actos de intimidación por parte de servidores públicos contra ciudadanos que hacen proselitismo con la intención de llegar a algún cargo de elección popular.

La violencia contra políticos en campaña prácticamente es generalizada en el país, pues, hasta el jueves pasado, solamente en seis estados no se habían registrado delitos contra candidatos. Se trata de Yucatán, Campeche, Nayarit, Durango y Coahuila.

De acuerdo con la consultora Etellekt, del 7 de septiembre de 2020 —cuando inició el proceso electoral en marcha— al jueves pasado, es decir ocho días antes de que termine el periodo de proselitismo, se había registrado la muerte de 88 políticos entre ellos los 34 candidatos mencionados.

Hace tres años, durante todo el proceso electoral fueron asesinados 152 políticos, de los cuales 48 eran aspirantes y candidatos.

Lo delicado es que, si bien el actual proceso electoral será más corto que anteriores, debido a que se redujo el tiempo para hacer campaña, el número global de actos delictivos que se tuvo en 2018, que fue de 774, muy probablemente se superará.

Los registros de la consultora señalan que los 724 hechos delictivos en contra de políticos en el proceso electoral en marcha ocurrieron en más de 400 municipios, que representan casi una quinta parte de los 2,467 que integran el país.

Llama la atención que, de los 88 políticos asesinados, 50% eran del ámbito municipal, no solo candidatos, sino militantes o dirigentes de partidos y 75% son de opositores al partido en el gobierno del estado en el que radicaban. Las entidades donde ha habido más ataques letales son Veracruz, Oaxaca y Guerrero.

Rubén Salazar, director de Etellekt, llamó la atención en que la mayoría de las víctimas señalan directamente como los responsables de ataques y amenazas a sus contrincantes en la contienda, lo que evidencia que se trata de cacicazgos que buscan mantener el control del poder público por la vía de la violencia y algunos vinculados a la delincuencia organizada.

Arrecian los ataques en la antesala de la elección

La semana que recién concluye, concretamente el martes 25 de mayo, ocurrió el asesinato de la candidata de Movimiento Ciudadano a la presidencia municipal de Moroleón, Guanajuato, Alma Rosa Barragán Santiago. Tres personas más resultaron lesionadas.

Los hechos ocurrieron minutos antes de las siete de la noche, cuando se disponía a iniciar un acto de campaña en la zona conocida como La Maguita, hasta donde llegaron cuatro hombres que portaban camisetas color naranja, con armas de grueso calibre y la rafaguearon.

Ese mismo día, fue secuestrado el candidato del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) a la presidencia municipal de Uruapan, Michoacán, Omar Plancarte Hernández, sin que, hasta el cierre de esta edición, se conociera su paradero.

También ese día fue atacada a balazos la caravana en la que viajaba el candidato del PRI a la presidencia municipal de San Fernando, Tamaulipas, Jesús Galván, cuando regresaba del ejido Pancho Villa. Una persona resultó lesionada.

Un día después, en Acapulco, Guerrero, personas que portaban armas largas atacaron al candidato de Fuerza Por México a la presidencia municipal de ese lugar, Jorge Alberto Alonso Gutiérrez. El abanderado salió ileso, debido a que su escolta repelió la agresión.

Ese mismo miércoles, dejaron en las oficinas de campaña del candidato de la alianza PAN-PRI-PRD a la gubernatura de San Luis Potosí, Octavio Pedroza, una hielera de unicel con un mensaje amenazante.

Además, circuló en redes sociales un audio en el que se escucha una plática entre la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a la presidencia municipal de Metepec, Gabriela Gamboa (quien busca la reelección) con otra persona y en la cual amenaza a la hija del candidato de la alianza PRI-PAN-PRD, Fernando Flores, en medio de una serie de palabras altisonantes. Así lo denunció el PAN ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México. En el audio se escucha “sabes con la niña qué puedo hacer, ¿verdad?”

La delincuencia organizada se coló en estas elecciones, afirma Francisco Rivas

Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) afirmó que el proceso electoral en marcha ha sido particularmente violento.

Dijo que, a unos días de la elección, no se puede descartar afectaciones mayores a la gobernabilidad en las entidades federativas, ni a la paz y tranquilidad de los mexicanos.

En su opinión, la mayoría de los estados podría ver amenazadas sus elecciones, precisamente por este ejercicio de la violencia.

“Es evidente que la delincuencia organizada se coló en estas elecciones, como se coló en las elecciones pasadas. En los últimos días hemos visto la muerte de candidatos, de secretarios de seguridad, como también hemos visto un ejercicio en donde una candidata amenaza a un candidato en lo local”, relató.

El experto en políticas públicas sobre seguridad subrayó que esos son aspectos que debilitan a nuestra democracia, pues la violencia es un mecanismo de control de los resultados y esto no puede suceder.

Además, abundó, seguimos teniendo una serie de violaciones a la ley electoral y vemos una absoluta deficiencia para investigar los casos, más allá de los asuntos políticos que le interesan al presidente, quien usa a la Fiscalía General de la República como mecanismo para incidir en las elecciones.

Dijo que hay estados, como Querétaro, en donde los posibles eventos asociados a conflictos el día de la elección, se relacionan con la compra de votos o gastos excesivos de campaña o intromisión del gobierno en lo local. “Esto es lo que más debemos de cuidar porque hay una influencia en los resultados de nuestras elecciones”.

En el Observatorio Nacional Ciudadano analizaron escenarios de riesgos que señalan que “la gran mayoría de los estados ven amenazadas sus elecciones por hechos delictivos que podrían perjudicar la marcha de este proceso electoral”.

Rivas indicó que esos escenarios de violencia son puestos en marcha por grupos de interés o de delincuencia organizada y que ponen en riesgo tanto a los candidatos como a las comunidades.

Sobre el involucramiento de bandas del narcotráfico en el proceso electoral actual, Rivas mencionó que la delincuencia organizada es un actor en nuestro país que pone y quita candidatos, genera descomposición social y la violencia es un mecanismo de control y de influencia en los resultados electorales.

Donde vemos comunidades aquejadas por la delincuencia, la delincuencia se placea con armas largas, evidentemente inhibe la participación de los sectores más independientes de esos ciudadanos que no tienen compromisos con los grupos delictivos, afirmó.

De igual manera, abundó, hay una pobre investigación de la relación que tienen esos candidatos con la delincuencia. No es de esperarse que sea diferente cuando la Fiscalía General de la República tiene uno de los peores presupuestos de su historia, cuando se ha debilitado el combate a la delincuencia organizada, cuando se han recortado recursos y cuando el uso de la FGR es político, para combatir a los adversarios del régimen.

Evidentemente hoy tenemos una alta participación de la delincuencia organizada que pone en riesgo a nuestra democracia y lo que no estamos viendo son propuestas puntuales, un ejercicio puntual por parte de la federación principalmente para combatir este fenómeno, remarcó.

No está en riesgo la elección, asegura Lorenzo Córdova

Pese al panorama antes descrito, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello dijo que ninguna de las 163,000 casillas está en riesgo de no instalarse por la inseguridad que vive el país. 

Sin embargo, externó su preocupación ante la violencia que ha tenido entre sus víctimas a aspirantes y precandidatos. No obstante, recalcó: esta situación no está impidiendo la organización de los comicios. “A pesar de lo preocupante que significa que la violencia esté instalada como parte del paisaje ordinario del país, las elecciones no están en riesgo”, aseguró.

Dijo que uno de los elementos que hacen de esta elección de las más complejas de la historia del país es la inseguridad y la impunidad, que lastiman todos los ámbitos de la convivencia social y desde luego la organización de las elecciones.

El miércoles pasado, después del asesinato de la candidata de MC a la presidencia Municipal de Moroleón, Guanajuato, Alma Rosa Barragán, el presidente Andrés Manuel López Obrador, manifestó que es una situación lamentable, “porque se da en medio del proceso electoral, estamos en vísperas de las elecciones y sí, es gente que quiere generar inestabilidad, sin duda es delincuencia organizada”.

Luego dijo que ese tipo de delitos lamentables “corresponden atenderlos a las autoridades de los estados” y pidió al “pueblo” no atemorizarse y salir a votar.

Al día siguiente le volvieron a preguntar sobre la violencia en las campañas. La pregunta y la respuesta fueron las siguientes:

─Presidente, en un segundo tema, ayer fue baleado un candidato en Acapulco. Algunos expertos consideran que ha habido una inacción por parte del gobierno para proteger a los candidatos y señalan que la delincuencia organizada nunca había tenido tanto margen para hacer este tipo de actos. ¿Cuál es su opinión acerca de esto?

─Pues que estamos en temporada de elecciones ¿no? Primero, decir que es un muy lamentable ¿no? que se amenace, que se agreda; que un candidato, una familia del candidato, hombre o mujer, pierdan la vida, como debemos de lamentar cualquier pérdida de vida humana. (…)Y también los medios de información —no todos, desde luego— con el afán de enrarecer el ambiente —antes le llamaban sensacionalismo, así se le llamaba, ahora es amarillismo— entonces, la nota roja adquiere un papel relevante en los medios. Entonces, como hay ahora una polarización política obvia, porque se agrupó todo el conservadurismo en contra de nuestro proyecto y los medios han tomado partido, pues todo esto se magnifica. Es normal, es un asunto de la temporada. 

diego.badillo@eleconomista.mx