El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que se harán “quitas” a los pagos pendientes por una vivienda del Infonavit para adelantar la entrega de escrituras a quienes ya hayan pagado un porcentaje considerable de su crédito.

El mandatario indicó que “el que ya pagó un porcentaje considerable se le van a entregar sus escrituras” y adelantó que se hará una revisión de los créditos pendientes.

“Mientras estemos en la Presidencia no se va a desalojar a nadie. Se acaban los desalojos”, dijo López Obrador en su último acto público de su gira por Chihuahua,.

Este fue el cuarto y último evento del Ejecutivo federal en la entidad desde que arribó el viernes, y el único al que asistió el gobernador Javier Corral, para quien pidió un aplauso ante los abucheos y muestras de rechazo por su presencia, de parte de los asistentes.

Como ha hecho en situaciones similares, el presidente subrayó que “tenemos que unirnos, sobre todo en estos tiempos, hacer a un lado nuestras diferencias, nuestros pleitos”, ante las muestras de rechazo que también recibió el senador y expresidente nacional del PAN, Gustavo Madero.

Externó que “quizá cuando vengan las elecciones, pues entonces sí está permitido que cada quien agarre su partido y a confrontarnos de manera pacífica, pero cuando pasan las elecciones y se requiere la unidad de todos los mexicanos, debemos ser respetuosos y abrazarnos todos por una sola causa que es México”.

Después de entregar apoyos de los Programas Integrales de Bienestar dio a conocer que esta mañana visitó una planta abandonada de fertilizante, donde hace 17 años se producía amoniaco y urea, y señaló que se echará a andar esa planta y otras del país, así como toda la producción en México.

Planteó que el hecho de que cada año lleguen al país 34,000 millones de dólares de remesas desde Estados Unidos, que es la principal fuente de ingresos, demuestra que “el pueblo de México no es un pueblo flojo, lo que pasa es que no ha habido oportunidades”.