El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que no se ha podido resolver la inseguridad en Michoacán y que ello se ve reflejado en el sector salud de la entidad, pero prometió atacar las causas que la generan y dar más oportunidades de desarrollo a los jóvenes.

En el Hospital Rural de Buenavista Tomatlán, dijo que ese problema "lo vamos a enfrentar atendiendo las causas, ya no como en la política neoliberal". Reprochó que los gobiernos anteriores, en lugar de ayudar a los jóvenes, solo los etiquetaban como "ninis".

López Obrador recordó que el año pasado en ese municipio michoacano fue asesinado el presidente municipal electo, Eliseo Delgado Sánchez, y se dijo obligado a mencionar el tema de la inseguridad pese a que su visita al estado giraba en torno a la salud.

Abundó que se debe cambiar la estrategia de seguridad, por lo que se apoyarán las actividades productivas. Agregó que continuará con los apoyos a los mexicanos de escasos recursos y "si apoyar a los pobres es ser populista, que me apunten en la lista".