El 20 de marzo pasado, los gobiernos de México y Estados Unidos emitieron su iniciativa conjunta para combatir la pandemia de Covid-19 que señala, entre otras cosas: “Los gobiernos de México y de EU reconocen también que los servicios críticos como alimentos, combustible, atención médica y medicamentos que salvan vidas deben llegar a las personas en ambos lados de la frontera todos los días. Por lo tanto, los viajes considerados esenciales deberán continuar sin obstáculos durante este tiempo. Para garantizar que los viajes esenciales puedan continuar, México y Estados Unidos restringirán temporalmente todos los viajes no esenciales a través de sus fronteras (...) Los viajes ‘no esenciales’ incluyen aquellos que se consideran de naturaleza turística o recreativa (...) Esta iniciativa conjunta comenzará a las 00:01 horas del sábado 21 de marzo en toda la frontera terrestre entre Estados Unidos y México por un periodo de 30 días, sujeto a extensión previa revisión”.

Desde entonces, ambos gobiernos han extendido y mantenido vigentes sus restricciones a viajes “no esenciales”.

En su sitio web, la embajada de EU en México define que son viajeros “no esenciales” quienes “viajan con fines turísticos, recreativos, para participar en juegos de azar o asistir a eventos culturales en los Estados Unidos”.

El mismo sitio de la embajada explica que quienes sí pueden entrar sin impedimento alguno son: los ciudadanos y residentes legales permanentes; los que viajan con fines médicos; los que viajan para asistir a instituciones educativas; los que viajan para trabajar en EU; los que viajan con fines de respuesta a emergencias y de salud pública; personas involucradas en el comercio transfronterizo legal; personas involucradas en viajes oficiales del gobierno o viajes diplomáticos; personas involucradas en viajes u operaciones relacionadas con el ejército.

Todo lo anterior es importante tomar en cuenta debido a que en días pasados el gobernador morenista de Baja California, Jaime Bonilla, fue videograbado mientras jugaba en un casino de San Diego (California).

Después de hacerse público el video, el muy cínico presumió que ganó 2,000 dólares, pero no explicó cómo le hizo para entrar a EU en vista de que su viaje evidentemente fue “no esencial”.

Tal vez cruzó la frontera como el ciudadano estadounidense que supuestamente fue hasta junio del 2012, porque ese mes solicitó y obtuvo de la Dirección General de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Relaciones Exteriores su certificado de nacionalidad mexicana después de asegurar que renunció a su nacionalidad estadounidense para poder ser candidato a diputado federal por el PT a pesar de que como gringo pertenecía al Partido Republicano de Donald Trump.

O tal vez ya no es gringo y pudo obtener la famosa Green Card que el gobierno de EU otorga a quienes son residentes permanentes de ese país, lo cual es muy difícil para alguien que renunció a la ciudadanía, porque las autoridades estadounidenses nunca han visto con buenos ojos a quienes deciden dejar de ser sus ciudadanos.

Por lo anterior, es muy probable que Bonilla haya mentido cuando solicitó su certificado de nacionalidad mexicana. Si no, ¿cómo logró entrar a EU para apostar en un casino? ¿Sigue siendo gringo?

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.