El gobierno de la 4T inició el acercamiento con los actores protagónicos nacionales e internacionales de la actividad aérea, para convencerlos sobre la ampliación del aeropuerto de Santa Lucía, que será parte del Sistema Aeroportuario Metropolitano (SAM), anunciado luego de la cancelación del aeropuerto de Texcoco. Este acercamiento se registra luego de que, en días previos, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), encabezada por Alexandre de Juniac como director general y CEO, y la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), con Luis Felipe de Oliveira como director ejecutivo y CEO, hicieron sendos pronunciamientos en contra de Santa Lucía. Y se registra poco después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró Santa Lucía como un proyecto de “seguridad nacional” para superar lo que consideró una “embestida legal” del colectivo No Más Derroches, cuyo representante legal es Gerardo Carrasco, y la Coparmex. que preside Gustavo de Hoyos.

Preocupaciones

La IATA Y ALTA comparten preocupación en dos sentidos:

1.- El impacto por la cancelación del aeropuerto de Texcoco: la pérdida de una derrama económica de 20,000 millones de dólares anuales para el 2035, y la cancelación de 200,000 empleos futuros.

2.- Con Santa Lucía —dicen— se perdería la conectividad aérea segura y eficiente, indispensable en la industria: tres aeropuertos implican grandes desafíos técnicos y comerciales; complicaría la conectividad terrestre.

La reunión

En ese contexto, el viernes pasado Javier Jiménez Espriú encabezó una reunión de trabajo del Sistema Aeroportuario Metropolitano, junto con el general de brigada Gustavo Ricardo Vallejo Suárez, responsable de la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles en la base militar de Santa Lucía.

Por parte del sector privado asistieron los presidentes de consejo y directores generales de las principales aerolíneas que operan en el país, entre ellos el presidente de Aeroméxico, Javier Arrigunaga. También acudieron los directores generales de las oficinas regionales de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), de la IATA, la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero), encabezada por Luis Osorio Sagaseta, y representantes del Colegio de Pilotos Aviadores de México y del Colegio de Ingenieros Aeronáuticos.

El gobierno presentó una agenda de temas: creación de la Agencia Federal de Aviación Civil; proyecciones del crecimiento de la demanda para el SAM; avances del rediseño del espacio aéreo nacional y del SAM; presentación del diseño arquitectónico y avance en la construcción del aeropuerto internacional, en la base aérea militar de Santa Lucía; presentación del programa del aeropuerto de Toluca; presentación del programa del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México; presentación de los proyectos de conectividad para el SAM. Al final propuso la integración de cinco comités técnicos, con representantes de los participantes en la reunión, que analizarán y harán recomendaciones para el desarrollo del sistema aeroportuario.

¿Contará mitre?

El 17 de octubre pasado dieron inicio los trabajos de construcción y el presidente López Obrador puso fecha de apertura: el 21 de marzo del 2022 (un año más del que originalmente se había dicho). En una de sus últimas conferencias mañaneras, luego de los pronunciamientos de las organizaciones de la aviación contra Santa Lucía, el jefe del Ejecutivo dijo que éstas lo respaldarán cuando tengan más datos sobre los planes.

La decisión presidencial parece no tener la más mínima posibilidad de ser cambiada.

Veremos qué resultados da éste diálogo. La pregunta es si en algún momento invitarán a Mitre. Hay que recordar que es una organización sin fines de lucro experta en seguridad y procesos aéreos y asesora a la Administración Federal de Aviación de EU y a más de 50 distintos gobiernos. Mitre ha señalado que Santa Lucía es inviable. Mitre es experta en seguridad aérea.

Independientemente de los puntos de vista del sector privado aéreo, es fundamental y prioritaria la opinión de Mitre, como máxima autoridad sobre el espacio aéreo. Lo positivo es que finalmente involucran a los operadores de la aviación, y será todavía más importante que se haga pública la información. Veremos.

ATISBOS

¿MELÓN O SANDÍA? ¿Para el gobierno de la 4T será la hora de escoger o será mejor aprovechar todo lo que hay?

La pregunta es válida porque hay un par de megaproyectos en el mismo rubro de producción, con parecidos obstáculos y similares objetivos y ventajas para disminuir y hasta eliminar las importaciones de fertilizantes y su costo; aumentar el valor de la producción agropecuaria, y generar divisas por las exportaciones que serán capaces de realizar.

El gobierno podría destrabar las últimas autorizaciones y presumir su “aterrizaje”.

En el primer caso, se trata de una inversión directa de 1,000 millones de dólares —equivalentes a 20,000 millones de pesos— de la empresa Tarafert, que encabeza el holandés Jeroen Visser, para la construcción de una planta de fertilizantes en el estado de Durango.

Producirá urea, el fertilizante que más se usa en el país, con una demanda de 2 millones de toneladas al año. Desde hace 30 años México no produce urea, por lo que 100% es importado de países como Estados Unidos, Rusia y China. Tarafert producirá 1 millón de toneladas de urea al año. Se reducirían a la mitad las importaciones del insumo y daría acceso a los campesinos a un fertilizante de calidad y a precios competitivos. El gobernador José Rosas Aispuro Torres conoce e impulsa el proyecto.

Por otra parte, avanza el proyecto de la planta de fertilizantes Proman, que encabeza en México Arturo Moya, con inversión suizo-alemana por 5,000 millones de dólares. Producirá amoniaco para el mercado nacional y de exportación. El gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz, lo ve con buenos ojos. Sería bueno que ambos proyectos fueran aprovechados. Es el momento.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.