México padece un par de epidemias correlacionadas que provocan innumerables muertes y enfermos, y un impresionante impacto económico creciente para las finanzas públicas: la obesidad y la diabetes.

En el origen de ambas, los alimentos industrializados son el principal sospechoso.

La industria alimentaria en México, a través de ConMéxico —que representa a la industria alimentaria—, que encabeza Jaime Zabludovsky, ha defendido a diestra y siniestra sus argumentos para deslindar responsabilidad y promover medidas de autorregulación.

Hoy se discute el tema del etiquetado en alimentos y bebidas.

ConMéxico asegura que debe mantenerse como está a la fecha porque es la más entendible.

Las autoridades de salud aseguran que el etiquetado en vigor no sirve y debe ser más claro para orientar a los consumidores.

En días pasados Zabludovsky defendió su posición durante una entrevista en radio, en el programa Fórmula Financiera.

Etiquetado: gda o advertencia

En reacción inmediata se puso en contacto conmigo Simón Barquera, director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Desde hace 12 años ese centro investiga cómo mejorar la dieta de la población. De hecho, se opuso al etiquetado de la industria que se adoptó cuando Mikel Arriola estaba en Comisión Federal de Prevención de Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Desde el punto de vista institucional del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del INSP, lo que Mexico requiere, de acuerdo con sus estudios, es un etiquetado de advertencia, el único en el mundo —dicen— que ha demostrado reducir el consumo de los ingredientes críticos (azúcar, sal y grasa).

Los costos

Los productos industrializados que contienen ingredientes como azúcares, grasas o sodio añadidos en exceso, presumiblemente, son la causa del sobrepeso, la obesidad, diabetes y otras enfermedades crónicas no transmisibles asociadas al consumo de ingredientes críticos.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Economía, cada año se pierde 2.2% del PIB, equivalente a 500,000 millones de pesos, por el impacto que tienen las enfermedades derivadas del consumo de alimentos industrializados con ingredientes críticos. El mismo centro de investigación asegura que el etiquetado conocido como Guías Diarias de Alimentación que defiende ConMéxico ha sido evaluado y no han demostrado su efectividad.

Incluso se puso en evaluación con estudiantes universitarios de nutrición y se encontró que tuvieron gran dificultad para interpretar los datos contenidos en la etiqueta.

La recomendación del INSP junto con organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud, a través de la Organización Panamericana de Salud y la Unicef, es utilizar un etiquetado interpretativo de octágonos frontales.

El etiquetado frontal de advertencia es parte de una serie de políticas costo-efectivas para prevenir y controlar el sobrepeso, la obesidad, diabetes y otras enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) asociadas al consumo de ingredientes críticos. La implementación de este etiquetado —asegura la institución, a través del experto Barquera— representa una inversión que genera beneficios económicos para la salud y la población.

El tema sin duda es muy importante para la salud de los mexicanos, para las finanzas públicas y para los ingresos de las empresas.

Mañana le contaré con más detalle la posición gubernamental, que va en serio para abatir las epidemias de obesidad y diabetes.

ASF, lupa a salvavidas centroamericano

La nueva es que la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que encabeza David Colmenares, revisará el ejercicio de los recursos que anunció el gobierno de la cuarta transformación para ayudar a Centroamérica.

La intención del órgano fiscalizador es prevenir más que lamentar. Que el dinero que se planea canalizar a una causa buena cumpla su objetivo y no caiga en el hoyo negro de la corrupción.

Y es que los recursos son cuantiosos y la ASF, como en muchas otras ocasiones, está buscando participar en la supervisión del ejercicio de los recursos “en tiempo real” para evitar que se malversen. Hay que recordar que el gobierno de México destinará 100 millones de dólares para implementar el programa Sembrando Vida en tres países de Centroamérica: El Salvador, Guatemala y Honduras.

Este programa es parte del Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica, con el que se busca disminuir la migración de personas de esos países a Estados Unidos.

Originalmente, los recursos para el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica provienen del Fondo Yucatán.

El sexenio pasado se creó el Fondo de Infraestructura para países de Mesoamérica y el Caribe con 129.7 millones de dólares, en 16 proyectos destinados a 11 países de la región, entre el 2012 y el 2016.

ATISBOS

BIENESTAR.- Y ya que hablamos de la ASF, le adelanto que también está en conversaciones con el Instituto del Bienestar que sustituirá al Seguro Popular.

La intención es orientar el proceso de extinción del Seguro Popular y la asunción de las obligaciones y servicios que viene prestando por parte del instituto del Bienestar.

La ASF asesorará al Instituto del Bienestar para que, sin dejar de brindar los servicios que ofrecía el Seguro Popular, se registre el tránsito y la transformación de este último en el nuevo Instituto del Bienestar. La verdad es que es buena idea la de la ASF por que en lugar de sentarse y cruzar los brazos, en lo que las nuevas autoridades se equivocan, al tomar erróneas o malas decisiones administrativas, prefiere coadyuvar en el proceso y evitar que en el futuro la propia ASF tenga que revisar todo a posteriori y sancionar a los responsables de potenciales errores.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.