Aun cuando las relaciones diplomáticas entre México y Qatar comenzaron en 1975 —tras la independencia de este país localizado en la península Arábiga— el proyecto de crear las condiciones y las estrategias para impulsar los vínculos, primordialmente de comercio e inversión, comenzaron hace pocos años.

En el 2014, ProMéxico desarrolló una estrategia de impulso al comercio y la inversión con Qatar, Arabia Saudita, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Omán, integrados en el Consejo de Cooperación del Golfo). En el 2015, el emir, jeque Tamim Bin Hamad Al Thani, visitó México. En el 2016, el presidente Peña Nieto hizo una gira por esa región. Estos hitos son sólo la punta del iceberg de una política pública que ha incluido misiones comerciales, participaciones en ferias y exhibiciones, delegaciones empresariales, agendas de negocios, acuerdos, seminarios y encuentros de negocios. Empresas de ambos países han conocido a sus contrapartes, explorando y concretando inversiones, exportaciones y proyectos.

Hoy se puede concluir que los resultados han sido relevantes, porque cuentan con una carga simbólica que atraerá a más empresas a buscar oportunidades y porque son, en muchos casos, inversiones o proyectos de exportación inéditos.

Derivado de la reforma energética en México, las principales compañías del sector se han interesado en invertir en nuestro país. Se han llevado a cabo diversas licitaciones internacionales y en enero del 2015 la empresa Qatar Petroleum ganó cuatro concursos en consorcio con Shell y una más en consorcio con ENI. De esta manera, la empresa catarí se convirtió en la primera petrolera de la Península Arábiga en invertir en México, con proyectos de largo plazo. Actualmente, la compañía tiene planes de expandirse en México.

ProMéxico fue la institución que comenzó a hablar sobre implementar una estrategia para acceder al mercado Halal, es decir, al mercado de productos y servicios permitidos por la ley islámica para la población musulmana. Esta estrategia busca acceder a un mercado potencial de casi 2,000 millones de habitantes en todo el mundo, donde Medio Oriente es una zona fundamental. En este marco, la empresa mexicana Grupo Gusi exportó carne halal a Qatar en el 2016, convirtiéndose en la primera compañía mexicana en entrar al mercado de los países del Consejo de Cooperación del Golfo. Es un caso de éxito no sólo porque Qatar ha sido el primer país en abrir su mercado a la carne mexicana halal, sino porque implicó una labor quirúrgica: desde la negociación de los certificados sanitarios y halal, hasta la identificación y vinculación con las empresas especializadas en importar carne, pasando por las negociaciones, el empaquetado y etiquetado del producto, así como los retos logísticos que implicó.

Otro caso de éxito es el de Dünn Arquitectura Ligera, una pyme de Jalisco, dirigida por tres jóvenes talentosos que hace menos de seis años materializaron el sueño de crear una empresa innovadora en un sector a caballo entre la construcción y las industrias creativas. Es la primera empresa mexicana en participar en lo relativo al próximo mundial de futbol Qatar 2022, donde construirán fachadas y techos para los estadios, respaldados por su talento y gracias al acuerdo que firmó ProMéxico con la autoridad organizadora del torneo para promover empresas mexicanas como proveedoras de productos y servicios para el evento. México fue el primer país en firmar un acuerdo de colaboración en este sentido.

Un último ejemplo es el Consejo de Negocios México-Qatar, que se creó el 8 de octubre en la ciudad de Doha, sede del Mundial de futbol en el 2022. Una delegación empresarial mexicana, conformada por representantes de Kidzania, Tamsa, Comsa, Colimán, Dünn, Comerlat, London 4 Group, Siete Colores y Pineda Covalín, entre otros, así como el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior y Tecnología y la Cámara Árabe-Mexicana de Industria y Comercio, participaron en la firma del acuerdo para constituir el consejo, el cual esperamos que tenga resultados exitosos.

Como estos ejemplos hay muchos otros que han robustecido la relación bilateral entre ambos países y han colocado la primera piedra de un futuro promisorio entre ambas naciones.